Puerto Rico no acatará la decisión judicial contra los matrimonios del mismo sexo

Matrimonio homosexual

 San Juan.- El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, anunció hoy que no acatará la decisión del Tribunal federal local contra la celebración de matrimonios del mismo sexo, justificada por un juez en que la isla es un territorio de EE.UU. y no un estado más de ese país, que sí permite ese tipo de uniones.

“El derecho fundamental al matrimonio igualitario ha sido validado y ordenado por el Tribunal Supremo federal y por el Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito de Boston. Voy a respetar las determinaciones de tribunales de superior jerarquía”, señaló García Padilla en un comunicado.

El jefe del Ejecutivo recordó que el Tribunal Supremo federal y el Tribunal de Apelaciones para el Primer Circuito de Boston -al que se recurre en casos relativos a Puerto Rico- ordenaron “un proceder muy distinto al que propone el juez Juan Pérez Giménez”.

El citado magistrado emitió una orden el martes en la que asegura que por su condición de Estado Libre Asociado, es decir de territorio no incorporado de EE.UU. con estatus de autogobierno, Puerto Rico no puede acogerse a la decisión del Tribunal Supremo estadounidense del 26 de junio de 2015 que establece el matrimonio entre personas del mismo sexo como un derecho constitucional.

Ese fallo legalizó las uniones de parejas del mismo sexo en cualquier parte de EE.UU., aunque el juez Pérez Giménez interpretó que el especial estatus político de la isla la deja al margen de esa histórica decisión.

Las palabras de García Padilla respaldan unas declaraciones del secretario del Departamento de Justicia de Puerto Rico, César Miranda, que hoy dijo que los matrimonios entre personas del mismo sexo continúan siendo válidos pese a la decisión de Pérez Giménez que establece la invalidez de esas uniones en la isla.

“La orden de la Corte federal para el Distrito de San Juan no altera la validez de los matrimonios contraídos en Puerto Rico entre parejas del mismo sexo y tampoco impide darle reconocimiento a aquellos matrimonios contraídos en otras jurisdicciones”, matizó Miranda.

El funcionario subrayó que la decisión del juez Pérez Giménez no altera el estado de derecho que se estableció en Puerto Rico cuando el Tribunal Supremo federal decidió, en el proceso conocido como “caso Obergefell”, reconocer que el derecho al matrimonio es fundamental y no se le puede negar a las parejas del mismo sexo.

Pérez Giménez insistió en que el dictamen en ese caso, en el que Jim Obergefell demandó al estado estadounidense de Ohio por no reconocer el matrimonio con su esposo, John Arthur, no invalidó el Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico de 1930, que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.


COMENTARIOS