El juez Alejandro Vargas declina sus aspiraciones al TSE

Vargas dijo que prefiere seguir con los pobres en el Palacio de Justicia

El coordinador de los Juzgados de Instrucción del Distrito Nacional y postulante a los cargos de juez de la Suprema Corte de Justicia o el Tribunal Superior Electoral, José Alejandro Vargas, renunció ayer a sus aspiraciones, bajo el argumento de que quienes tenían la tarea de evaluarlo no confiaban en él.
El magistrado expresó su decisión al agotar su turno frente a los integrantes del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), órgano donde fue objetado por tres de los siete miembros, previo a su entrevista.
“Yo, de ninguna manera, compañeros de este solemne CNM podría aceptar integrar ese tribunal, porque si ustedes no me tienen confianza yo lo que voy es a sentirme mal, y voy a hacerlos a ustedes inseguros e infelices porque tendrán un juez en el cual no confían, por eso yo he venido a disculparme, a darles las gracias por la participación y voy a declinar mis aspiraciones”, manifestó Vargas tras hacer una valoración de su criterio sobre la posición de juez.
En ese aspecto, dijo que nunca ha fallado a favor de nadie en particular, sino que actúa conforme al derecho, amparado en la Constitución y las leyes.
“Nunca doy decisiones en contra de nadie porque mi corazón no tiene lugar para el resentimiento. Tengo una cultura de juez y el juez es una persona que da decisiones amparado en el derecho y en la Constitución”, enfatizó. Para ilustrar la razón por la que acudió a la cita a manifestar la decisión que adoptaría ante la postulación que le fue hecha por la Fundación Universal, Crecimiento y Unidad, citó un cuento escrito por el profesor Juan Bosch, en que uno de los personajes dice, sobre una situación particular, en lenguaje campesino: “cuando a uno van a llamarlo a su casa, ma’ que uno sepa que es pa’ matarlo su deber ta’ en atender al que lo llama”, citó Vargas. Afirmó que prefiere seguir “allá abajo” en el Palacio de Justicia codeándose con los mal olientes y los pobres, tratando de que las garantías y la justicia llegue hasta ellos.
Votos de confianza. Tras concluir con su exposición, los miembros del CNM, exceptuados por el presidente Danilo Medina, se dirigieron a Vargas para explicarle las razones de su objeción para aspirar a juez de la Suprema Corte de Justicia y manifestar la confianza que tenían en él. El primero fue el procurador general, Jean Alain Rodríguez, quien le explicó que la razón para oponerse a su aspiración a la SCJ fue el simple hecho de que el reglamento establece el respeto al escalafón judicial, que da lugar a que la aspiración se limite a jueces de Corte, en cuanto a los miembros de la Carrera Judicial. Lo mismo le explicaron el magistrado Fran Soto y el presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, quien le señaló a Vargas otros nueve que fueron objetados por la misma razón, pero que en cuanto a él sí se le aceptó al Tribunal Superior Electoral.
Pared Pérez le pidió de favor no retirarse, por reconocer en su acción una muestra fehaciente de la dignidad, que es una cualidad que admira en las personas. Sin embargo, Vargas no varió su decisión.
Al término, el presidente Medina dijo a Vargas que lamentaba su decisión, pero que la respetaba.
Jueza también declina. La jueza Alba Luisa Beard Marcos declinó ayer ante el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) sus aspiraciones para ser evaluada para completar la matrícula de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), pero pidió ser considerada para integrar el Tribunal Superior Electoral (TSE).

La magistrada, conocida por haber fallado el caso Bahía de las Águilas, adoptó su posición luego que su compañero del Poder Judicial José Alejandro Vargas fuera objetado para aspirar a juez de la SCJ por no cumplir los requisitos del escalafón judicial.


COMENTARIOS