La Encuesta Nacional de Inmigrantes destroza el discurso ultranacionalista

Programa Nacional de Regularización de Extranjeros

La Segunda Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI-2017), cuyos resultados fueron publicados esta semana, guarda proporción con la primera del 2012, rompiendo el mito de la invasión haitiana que sustenta el discurso xenófobo de los ultra nacionalistas, que ahora tratan de restar méritos a una investigación científica.
El estudio de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), avalado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, evidencia también que decenas de miles de descendientes de inmigrantes nacidos en el país, han quedado en la apatridia, a pesar de la Ley 169-14 que amortigua los efectos de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional.
Son menos de medio millón
Los primeros resultados de la ENI-2017 guardan bastante coherencia con la primera, efectuada en el 2012, volviendo a destrozar el discurso ultranacionalista que ha fijado en el imaginario de gran proporción de los dominicanos la idea de que “estamos siendo invadidos por los haitianos”, con exageraciones de hasta dos millones.
Según la investigación, el total de los inmigrantes en el país al año pasado sería de 570,933 personas, equivalentes al 5.6% de la población nacional, de los cuales 497,825 provienen de Haití, representando el 4.89% de 10,189,895 residentes en el país.
En relación a la ENI-2012, cuando representaban 4.72%, se registra un crecimiento absoluto de 48,301 haitianos, equivalente al 9.20% en cinco años.
Pero contrario a la creencia generalizada, el incremento de los últimos cinco años es menor al que se registró en el quinquenio anterior a la primera ENI del 2012. El 62% de los inmigrantes registrados entonces había llegado al país en el período 2006-12, y el 80.7 desde el 2000. Resalta que 176,875, el 38.6%, ingresaron o entre el 2010 y 2012.
Mientras en los dos años anteriores a la última encuesta, 2015-17, el incremento fue de 131,594 inmigrantes, ahora solo el 26.4% del total, con reducción de 45,281, ó 26%.
Al igual que en la encuesta anterior, la ENI-2017 muestra que la inmigración haitiana tiene una gran movilidad, porque aún cuando sigue en incremento, también una parte de los anteriores se van de regreso o son deportados, lo que ocurrió con decenas de miles en el 2014, al vencer el plazo para acogerse al Programa Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE). El mayor incremento histórico tuvo efecto en los dos años que siguieron al terremoto que devastó a Haití en el 2010.
Con pocas variaciones
Cuando se comparan los resultados de la ENI-2017 con la del 2012 se comprueba que hay pocas variaciones, no solo en los totales, sino también en la distribución geográfica y por actividades económicas. Los haitianos eran 87.3% y ahora el 87.2% de los inmigrantes. El 77.9% se dedicaba a tres actividades: agropecuaria 35.7%, construcción 25.9 y comercio el 16.3%. Cinco años después la variación del total es solo de 1.5%, totalizando 76.4%, con mínima reducción de los dedicados al agro, ahora 33.8%, y casi igual en la construcción, 26.3% y sin variación en el comercio.
Como es normal en todos los movimientos migratorios, en los provenientes de Haití dominan los jóvenes, en 76%. y los hombres en 61.6%. La mayor concentración está en el gran Santo Domingo, con 35.7%, casi lo mismo, 35%, se ubica en la gran región del Cibao, dividida en Norte, Sur, Nordeste y Noroeste.
La gran variante registrada por la ENI-2017 se refiere a los llegados de Venezuela, que desplazaron a Estados Unidos que con 13,514, constituía la segunda fuente de inmigrantes al país. Los venezolanos pasaron de 3,434 a 25,872, para un incremento de 653% en los últimos cinco años. Los procedentes de Estados Unidos se redujeron ahora en 3,498, un 25.9%.
En lo referente a los descendientes de haitianos nacidos en el país resalta que solo 6.6% carece de alguna instrucción, con 48.3% en el nivel primario o básico, 35.7% en el secundario y 7.6% con el universitario, y 951 alcanzaron postgrado, maestría o doctorado.
También cuestiona el PNRE
La ENI-2017 también cuestiona el programa de regularización de extranjeros, que da tumbos desde hace 4 años, y aunque 250,241 fueron aceptados con el estatus provisional de inmigrantes, hasta julio pasado solo 230,065 habían recibido el carné provisional. Un ínfimo 3%, 7,834, habían podido llenar todos los requisitos para obtener el estatus definitivo de inmigrante regularizado.
Al comenzar este año la Dirección General de Migración suavizó los requerimientos, para facilitar la regularización, que todavía aún genera tumultos en las oficinas habilitadas. La realidad es que funcionarios, políticos y ciudadanos no acaban de entender el objetivo de la regularización y en gran proporción no colaboran y niegan a los inmigrantes las certificaciones de empleo, de vivienda, de arraigo y otros.
En cualquier caso, si los inmigrantes haitianos son ahora 497,825, según la ENI-2017, quiere decir que hay un excedente de 267,760, un 116% por encima de los habilitados provisionalmente para ser regularizados.
El grito de los nacionalistas
Frente a la desmitificación que contiene la ENI-2017, los ultranacionalistas han procedido a restarle validez, llegando a configurar una “conspiración” del Gobierno, que la auspició y la presentó, a través del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, ejecutada por la Oficina Nacional de Estadística, al igual que la ENI-2012 realizada durante la gestión presidencial de Leonel Fernández. Entonces los ultranacionalistas controlaban la Dirección General de Migración y el Consejo Nacional de Fronteras. Y en ese período ingresó el 62% de los inmigrantes haitianos que registró la encuesta.
El exdirector de Migración, José Ricardo Taveras, reaccionó esta semana diciendo que solo en Santiago hay 500 mil haitianos, aunque la población del municipio es de un millón de habitantes y millón y medio en toda la provincia, lo que implica que habría un haitiano por cada dos o tres santiaguenses, un absurdo.
Pero es que durante años, y aún después de la ENI-2012, se ha insistido en que los haitianos en el país pasan del millón y hasta de dos millones. El mismo presidente Danilo Medina dijo en una cumbre de la CELAC en Jamaica, en el 2014,0 que el país acogía a más de un millón de haitianos. Y el juez constitucional Víctor J. Castellanos dijo en marzo durante una conferencia en Montecristi que pasan del millón y medio.
La ficha técnica de la encuesta indica que abarcó 73 mil viviendas, distribuidas en 912 unidades primarias de muestreo científico, con 223,528 personas entrevistadas por técnicos de la ONE, de las cuales 24,547 eran inmigrantes. Tuvo la asistencia técnica del Programa de Población de las Naciones Unidas y el patrocinio económico de la Unión Europea. Si con todo eso no merece crédito, entonces hay que descalificar todas las encuestas de opinión que abarcan de mil a 2 mil personas aquí y en todo el mundo.


COMENTARIOS