Detalles: Eutanasia

MADRID, España.- La práctica legal de la eutanasia toma fuerza en Europa, y en países como España, que hasta la fecha no ha querido admitirlo, el Congreso de los Diputados ya ha comenzado a considerar despenalizar el suicidio asistido. Con el respaldo de varios grupos políticos se busca implementar una legislación específica y exhaustiva acerca de las situaciones que motivarían que a un individuo se le permita optar por la eutanasia, para que este procedimiento sea solamente para una “muerte digna”, como un derecho a los ciudadanos.
En la propuesta quedarían exentas de responsabilidad penal las personas que ayuden a morir a un paciente que sufra una enfermedad grave incurable ya sea física o psíquica. En España se castiga con penas de entre cuatro y ocho años de cárcel a quien induzca al suicidio a otras personas o coopere con terminar la vida de alguien.
Una de las instituciones que se opone a dicha práctica es la Iglesia católica, que cuenta con una gran influencia a la hora de legislar y aprobar ciertos temas, como la eutanasia, a la que lógicamente se niega con el argumento de que la vida es un don de Dios y solo Él tiene poder para darla y quitarla.
Los católicos se basan en las Sagradas Escrituras que son muy claras en cuanto al suicidio y no admite que ninguna persona, institución o Gobierno considere que tiene derecho a quitarse la vida, o la de otras personas. ¿Qué sería de la humanidad si alguien se atreviera a decir quién debe vivir y quién no?
La eutanasia también puede dar lugar a hechos con ribetes criminales, porque, al fin y al cabo, en muchos casos es una solicitud de suicidio, pero en otros puede darse un homicidio, que podría ser cometido por familiares de ancianos desvalidos en su totalidad y menores incapacitados con graves problemas de salud, los que podrían considerarse una carga física y económica, y con premeditación se puede solicitar la muerte legal de estas personas, sin su consentimiento. Además, la eutanasia podría ser utilizada con fines oscuros, pues están en juego herencias, y otros asuntos más…
La ética, la moral, tiene mucho que ver a la hora de tomar la decisión de llevar a cabo la llamada “muerte dulce”.