Prohibición total aborto atenta salud mujeres

La prohibición absoluta del aborto, la falta de educación sexual y el restringido acceso a métodos anticonceptivos mantienen a la República Dominicana entre los países de la región con peores índices en salud sexual y reproductiva según advirtieron los expertos que participaron del panel “Mujer: Derechos y Salud Pública”, realizado en el auditorio principal de la Universidad Iberoamericana (UNIBE).
El encuentro estuvo encabezado por el director del Servicio Nacional de Salud, Chanel Rosa Chupany; el presidente del Colegio Médico Dominicano, Wilson Roa; la diputada por San Pedro de Macorís, doctora Juana Mercedes Vicente; y la abogada y experta en derecho internacional Paula Ávila Guillén, directora para América Latina del Centro de Equidad de la Mujer (WEC por sus siglas en inglés).  Chanel Rosa diserta.  Hoy/Fuente Externa 20/6/18

La prohibición absoluta del aborto, la falta de educación sexual y el restringido acceso a los métodos anticonceptivos mantienen a la República Dominicana entre los países de la región con los peores índices en salud sexual y reproductiva.
La advertencia fue hecha por el director del Servicio Nacional de Salud, Chanel Rosa Chupany; el presidente del Colegio Médico Dominicano, Wilson Roa; la diputada por San Pedro de Macorís, doctora Juana Mercedes Vicente; y la abogada y experta en derecho internacional Paula Ávila Guillén, directora para América Latina del Centro de Equidad de la Mujer (WEC por sus siglas en inglés), al participar en el panel “Mujer: Derechos y Salud Pública”, realizado en la Universidad Iberoamericana (Unibe).

Los panelistas enfatizaron en la urgencia de la despenalización del aborto cuando la vida de la mujer corre peligro, cuando es resultado de violación o incesto o cuando el embarazo es inviable, es decir, no puede tener vida fuera del útero.

Rosa advirtió que lejos de disminuir la mortalidad materna, la penalización absoluta del aborto ha contribuido a aumentarla.
“De acuerdo a datos oficiales los abortos inseguros explican el 10% de estas muertes y, según la Sociedad de Ginecología y Obstetricia, el porcentaje es mayor, de un 20%”, sostuvo.
Roa, por otro lado, dijo que el problema es más complejo debido a las consecuencias que genera la criminalización del ejercicio médico, limitando al personal médico al momento de brindar la atención que necesitan las pacientes para proteger su vida y salud.