QUÉ SE DICE: Amenazas que no asustan

Dice el sabichoso Antonio Marte, presidente de Conatra, que las federaciones están perdiendo el control de los choferes, que ya no sienten que esas organizaciones representan sus intereses, lo que definió como muy peligroso. “Eso es un peligro hasta para el país que los choferes se nos vayan del control, porque actuarían como chivos sin ley, y pasaría lo que pasó en el gobierno  de Jorge Blanco, que tuvo que buscar cabezas de dirigentes para ponerlos en los movimientos”. No se entendió lo que quiso decir con su alusión al gobierno del PRD y Salvador  Jorge Blanco, cuando se produjo la poblada, como la bautizó Juan Bosch, en la que murieron  mas de doscientas personas que protestaban  contra el alza de los alimentos de primera necesidad  y la firma con el FMI,  pero sí se vio clarita su  intención de meterle miedo al gobierno. La amenaza implícita en esas declaraciones, sin embargo, no asusta a nadie, mucho menos después de que un “paro sorpresa”  de Fenatrano puso patas arriba el Gran Santo Domingo el pasado lunes,  pues a fin de cuentas  choferes y transportistas hace tiempo que andan como chivos sin ley, razón fundamental del caos que gobierna el transporte de carga  y de pasajeros de este paisaje tropical pletórico de aguaceros. Para enfrentar  ese  caos fue creado el Intrant,  pero dada su manifiesta incapacidad para actuar como ente regulador con acciones concretas y puntuales,  es como si no existiera. Pero ese vacío de autoridad  alguien tiene que llenarlo, y por eso usted lee que Juan Hubieres, presidente de Fenatrano, y Alfredo Pulinario (Cambita), de Mochotrán, juran y perjuran  que solo el presidente Danilo Medina  puede solucionar esta crisis, pues es el único que puede aplicar rebajas sustanciales a los precios de los combustibles. ¿Y qué proponen Hubieres y Cambita? ¿Que le prendamos velas y le recemos al Presidente,   para que se apiade así de los que compramos los combustibles más caros de Centroamérica y el Caribe?