31 personas cayeron “enfrentamientos” con PN en 2017

A1

Al menos 31 personas fueron abatidas en 2017 durante “intercambios” de disparos con la Policía Nacional, mientras unos 26 agentes policiales fueron ultimados por delincuentes según reportes de la prensa nacional.
Los caídos a manos de la institución por mes: dos en febrero, tres en marzo, dos en abril, cuatro en mayo, uno en junio, dos en julio, uno en agosto, dos en septiembre, 11 en octubre, uno en noviembre y dos en diciembre. En enero no se registraron.
Octubre fue el mes que registró más víctimas en “enfrentamientos”.
En la otra vertiente, se detallan los meses que reportaron más víctimas policiales: tres en enero, dos en febrero, tres en marzo, dos en mayo, uno en junio, cinco en julio, uno en agosto, seis en octubre, dos en noviembre y uno en diciembre. En abril y septiembre no se reportaron.
Octubre fue el mes en que más agentes cayeron abatidos.
Todos estos datos fueron arrojados por una minuciosa revisión del archivo de HOY.
Otros escándalos. La cantidad de policías ultimados no agota el balance policial del año recién finalizado. Esto así, porque agentes policiales mataron presuntos delincuentes para impedir que cometieran fechorías.
Por ejemplo, el exsargento pensionado Víctor Martínez mató en Los Alcarrizos a Jerry Montilla Pillier, de 18 años, y a Jeudi Javier Vicente Hurtado, de 24, cuando salió en defensa del señor José Andrés Gómez Hurtado, de 67, quien supuestamente era asaltado por los hoy occisos. Si 31 presuntos malhechores y 26 agentes perdieron la vida, algunos miembros policiales se envolvieron en escándalos de violencia y delitos.
Varios de ellos se convirtieron en feminicidas: mataron a sus parejas o exparejas. Otros delinquieron junto a cómplices, formando una orquesta de facinerosos. Ejemplo: el raso Luis Enrique Reyes Javier participó en el atraco a una mujer en Seguros Constitución. De esa fechoría salió herido en la cabeza.
Según denuncias, unos aceptaron sobornos y otros los rechazaron.
En ese tenor, la integridad de cinco miembros fue reconocida.
Otros optaron por quitarse la vida, agobiados por diversos problemas.
Cosas verdes. El sargento Abel María Brisita Cepín firmó en febrero el Libro Verde contra la Corrupción y la Impunidad, y esto le costó el puesto. Fue cancelado por sus superiores.
Un dirigente de la Marcha Verde en Moca, Juan Comprés, concitó la atención cuando denunció que una patrulla trató de ponerle droga en su vehículo. Eso ocurrió en mayo.