¡A cuidarse los oídos!

La polución, la exposición a alergenos y la incidencia de edificaciones en construcción son causantes   también de infecciones  auditivas

Cuando utilizamos el término otitis nos referimos a una infección o inflamación de las vías auditivas, la cual ocurre debido a distintas causas que van desde las virales y bacterianas, hasta una incorrecta limpieza de los oídos.

Con frecuencia, los especialistas de las vías auditivas, los otorrinolaringólogos, suelen repetir una expresión que resultaría incluso chistosa, si decidiéramos ponerla en práctica: “Los oídos se limpian con los codos”, ¿por qué? pues porque según ellos, éstos se limpian solos, no requieren de la introducción ni de hisopos, plumas, pinchos…

Conscientes del aumento de otitis en esta temporada, conversamos sobre esta patología con el otorrinolaringólo y cirujano de cabeza y cuello Eduardo Mejía Jabid del Centro de Otorrinolaringología y Especialidades.

La otitis. “Por las raíces griegas, cuando se habla de inflamación se utiliza el término ‘itis’, así que cuando hablamos de otitis nos referimos a una infección o inflamación del oído. Estas son ocasionadas por bacterias, hongos, virus, alergias etc”, explica el doctor.

¿Cómo saber que estamos ante una otitis? “Sabemos que tenemos un oído infectado cuando hay dolor (otalgia), secreciones (otorrea), prurito o picor”, añade Mejía Jabid.

¿Por qué ocurre la infección o inflamación del oído? Además de por hongos, bacterias y virales, también son ocasionadas por la inmersión durante mucho tiempo bajo el agua: piscina o mar, debido a que esta tiende a cambiar el pH de la piel del conducto auditivo, agrega el especialista.

“Esta inmersión cambia la alcalinidad o acidez de esta área, lo que produce la inflamación del conducto, provocando lo que llamamos otitis externa difusa, las cuales tienden a cerrar parte o la totalidad del conducto auditivo externo, explica Mejía Jabid.

Tipos de otitis. Existe también la llamada otitis externa o difusa, que es cuando cierra parte o la totalidad del conducto auditivo externo, según nos cuenta el otorrino Mejía Jabid en esta conversación con ¡Vivir!

“Las aguas contaminadas que penetran a nuestro conducto auditivo también son portadoras de bacterias que se van multiplicando en nuestro canal auditivo, provocando infección, algo que también puede ser ocasionado por las limpiezas o rascado con hisopos, pinchos, llaves, plumas etc”, indica.

Está igualmente la otitis media o aguda, que es la que ocasiona fuerte dolor de oído en las madrugadas, mayormente en los niños con episodios acompañados de fiebre e irritabilidad, precisa el especialista.

Secuelas de una otitis. Según Eduardo Mejía Jabid, tras una infección o inflamación por otitis habrá un derrame seroso, el cual debe ser diagnosticado por el especialista, debido a que el niño o el adulto podría presentar pérdida de audición, sensación de plenitud, cabeza hueca, y a veces mareos.

Refiere además, que las enfermedades del oído también guardan relación con infecciones de vías respiratorias altas, tales como la sinusitis, tumores, rinitis alérgicas o no alérgicas, gripes, adenoiditis y deformidades nasales, las cuales en estos casos se manifiestan más acentuadas y frecuentes en los niños, debido a que el tubo llamado trompa de Eustaquio -que tiende a equilibrar las presiones entre oído medio y fosas nasales- es más corto, más horizontal y más ancho.

Otros daños. El doctor Mejía Jabid explica que debido a que las fosas nasales de los niños son más cortas y anchas, los mocos de la nariz pasan fácilmente al oído, donde se convierten en caldo de cultivo de virus o bacterias, y entonces se desarrolla la otitis.

“Esto también está muy relacionado a factores socioeconómicos, ambientales, al contacto con otros grupos de niños durante el periodo escolar, contacto, y al tabaquismo doméstico”.

LA FRASE

“Las aguas contaminadas que penetran al oído son portadoras de bacterias que provocan infecciones, como también el rascado con hisopos, pinchos, llaves, plumas…”

ZOOM

Cuidados de oído

“Cuando un paciente presente otorrea, secreciones durante largo período de tiempo provenientes del oído medio sin evidencias de un cuadro agudo per se, estamos en presencia de una otitis media crónica, la cual es muy frecuente en países en vías de desarrollo como el nuestro, a veces por el uso del antibiótico de elección, o en otros casos por la automedicación, o hasta el tratamiento indicado por el dependiente de la farmacia junto con la apatía del paciente ante esta enfermedad por desconocimiento”, afirma.