A RITMO DE SUS MERENGUES DESPIDEN A JOSEÍTO MATEO

A1

A las 3:10 de la tarde del sábado partió desde la Funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln el cortejo fúnebre con los restos del ‘Rey del Merengue’, Joseíto Mateo, fallecido el pasado viernes a causa de leucemia a los 98 años.

Mientras la carroza fúnebre salía de la Funeraria Blandino, seguido de una larga caravana de vehículos, varias parejas bailaban el emblemático merengue “Compadre Pedro Juan” y otros vociferaban ¡Que viva Joseíto Mateo!.
La ruta que llevó al popular intérprete de “Cuando yo me muera”, “Merenguero hasta la tambora” y “El negrito del batey” a su última morada en el Cementerio Puerta del Cielo marchó por las avenidas José Contreras y Winston Churchill, para tomar la Autopista Duarte.
El ataúd cubierto con la bandera nacional dominicana fue colocado debajo de una carpa a las 4:00 de la tarde, donde aguardaban decenas de personas. Previo a la sepultura sonaron las notas del Himno Nacional para luego escuchar las palabras de su hijo Joseíto Mateo Jr., quien tuvo que reponerse del llanto para poder hablar.
Aunque lo embargó la emoción, rompiendo en llanto al pararse frente al féretro que contenía los restos de su padre, se dirigió a los presentes en nombre de la familia Mateo.

“Muchísimas gracias por estar aquí con nosotros, en nombre de la familia Mateo. Estas lágrimas que derramo son más de regocijo que de tristeza, porque mi padre lo que me trajo a mí y a todos los que estamos aquí fue alegría, y nosotros tenemos que devolverle a él en este día toda la alegría que se merece”, expresó emocionado uno de sus siete hijos.
Mateo Jr. agregó que Dios le dio la oportunidad de tener un padre famoso y amado por millones de personas. “Gracias papá”.
“No esperaba que este día llegara tan pronto. Jamás lo olvidaré y siempre quedará en mi corazón. Sé que todos ustedes aman a mi padre y seguirán amando su música, su legado, su humildad, su generosidad y su bondad, gracias a todos”, fueron algunas de las expresiones de José Mateo Jr.
Antes de bajar el féretro a la sepultura, también habló el único merenguero que asistió al entierro, Kaky Vargas: “En nombre de la familia Vargas, queremos expresar nuestro pesar a la Patria. El país está de pie porque Joseíto es la bandera dominicana. Sergio Vargas, Fernando Villalona, todos nosotros tuvimos que leer el libro de Joseíto Mateo para poder aprender esta difícil carrera de la música. Joseíto fue mi gran profesor, y sé que Dios le tiene un lugar especial en el cielo, en donde será recibido con los más altos honores de la orquesta celestial”, expresó.
Kaky le pidió al país que en nombre de este gran hombre, el merengue no perezca. “Si el merengue muere, morirán las próximas generaciones y nunca volveremos a tener identidad, porque el merengue es lo que nos identifica y sé que era el más grande de los sueños, de los anhelos, del mejor de todos los tiempos, el inmenso, el gigante, el irrepetible, don Joseíto Mateo”.
Finalmente habló el viceministro de Educación Luis de León, quien manifestó que a Joseíto Mateo hay que mantenerlo como ejemplo vivo de identidad, de riqueza cultural, de dominicanidad. “Porque sus aportes a la nación son del mundo. Ahora que el merengue es Patrimonio Cultural de la Humanidad, Joseíto es ‘marca país’ para fortalecer la identidad, la democracia, la cultura y la independencia. Que Dios acoja en su santo seno los restos de Joseíto Mateo”.
A las 4:30 de la tarde comenzó a descender el ataúd hacia la fosa final donde descansan los restos del “Rey del Merengue”, entre el llantos y flores y a ritmo de uno de sus temas clásicos que lo hicieron grande: “El negrito del batey”, escuchándose por toda la necrópolis.


COMENTARIOS