Abrumadoras indecisiones

El país ha de echar adelante en ámbitos para los que ya visualizó un rumbo a seguir y unos obstáculos a vencer; pero desde que se fijaron metas han estado a la orden del día la inercia y los escarceos frustratorios, suficientes como para generar cargos de conciencia sobre entes de poder y algunos resortes, no siempre a la vista, que responden a lo fáctico y que se manifiestan como presiones provenientes de una simbiosis de intereses económicos y políticos. En lo Fiscal y en lo Eléctrico, la idea inicial de suscribir compromisos con amplitud de representación nacional surgió como una necesidad que en poco tiempo se ha convertido en apremiante.
Queda la nación aun sin el trazado de ruta para abordar los desequilibrios del sector de la electricidad atrapado en el pesado lastre, desquiciador presupuestal, de los subsidios; y se carece de un acuerdo marco que permita moldear gastos y tributos para resolver la crítica situación que deja al Estado sin recursos (pero con derechos a malgastar) impulsándolo a depender agudamente del endeudamiento local y externo. Por la misma desconcertante incapacidad de concertar y avanzar en busca de mejores leyes se vive en un vacío de normas para lo electoral y los partidos políticos con retraso acumulado de decenios; y ha quedado atrás una reforma del Código Penal que incluya excepciones en la penalización del aborto, un retraso que impide dar vigencia a su texto completo.

Palo si boga y si no, también

Las turbulencias con graves fallas técnicas al final y la ausencia de equidad que en el pasado proceso electoral permitieron la supremacía del oficialismo, tuvieron mucho que ver con la negación total -con sordera a reclamos nacionales- de la Junta Central Electoral de entonces a reglamentar el proselitismo que en caudales y uso de recursos imprimió a la lucha una abrumadora desigualdad con un bando comiendo con su dama.
Ahora ocurre que es el presidente del organismo de entonces, que jamás negó su identificación con el Partido de la Liberación Dominicana y al cual ha vuelto tras expirar su desempeño, el que da a entender que la Junta nueva debe seguir en la pasividad que creó situaciones favorables a las opciones electorales basadas en el Poder; un poder cuestionado además por el vacío legal.


COMENTARIOS