Academia de Ciencias asegura el 70% cuenca del río El Mulito está devastada

7D_El País_30_1 ok,p01

El 70% de los bosques de la cuenca del río El Mulito ha desaparecido a causa de la tumba y quema, para dar paso a la agricultura de subsistencia que se practica en Aguas Negras, Mencía, La Altagracia y Los Arroyos.
Así lo afirma la Academia de Ciencias al advertir que la cuenca del río El Mulito está en emergencia y requiere de una intervención urgente para restaurar su otrora cobertura forestal, “desaparecida en los últimos 25 o 30 años, cuando el uso de suelo fue cambiado de bosques a cultivos y actualmente a barbecho”.
Manifestó sorpresa por los hallazgos de las tres comisiones ambientales oficiales que visitaron la zona y que aseguraron que El Mulito tiene mucha agua, que no hay deforestación y todo está normal.
“Es cierto, el río El Mulito tiene agua, pero todo está devastado. Estimamos que debía ser una sorpresa para las autoridades que este río tenga agua, cuando todos los demás afluentes y muy especialmente el propio río Pedernales, que es el curso principal de la cuenca madre, se encuentren totalmente secos o al menos, en lugar de agua, sean solo piedras y rocas lo que se advierte en abundancia, en ambas márgenes de su cauce”, expresó la academia en un comunicado.
Señala que el único lecho con agua en El Mulito se debe a la escasa mancha de bosque nublado que aún le queda a este río en sus nacientes, dentro del Parque Nacional Sierra de Baoruco, que también es devastado para dar paso a la siembra de aguacates, cebollas y otras hortalizas.

Agua sin llover. Explica que el bosque nublado tiene la virtud de producir agua aunque no llueva si su cobertura se mantiene intacta, pues el cuerpo de los árboles tienen la virtud de condensar el vapor de agua de las nubes que rozan la copa de plantas más grandes, y que luego se mantiene escurriendo por sus ramas y cortezas sobre el musgo que la recubre.
“Este tipo de bosque puede condensar y escurrir hasta 50 y 70 veces más agua que la que cae normalmente con las lluvias. Es decir, el bosque nublado siempre está produciendo agua, de manera inadvertida”, señala la entidad.

Detener siembras. La Academia de Ciencias llama al al Ministerio de Medio Ambiente, al Presidente de la República y cualquier otra autoridad competente, a detener definitivamente la siembra de aguacate y hortalizas dentro del bosque nublado del Parque Nacional Sierra de Baoruco.
“El aguacate y la agricultura tienen sus espacios fuera de las áreas protegidas, porque precisamente, están privadas de actividades perturbadoras del orden natural, como se ha convenido y aceptado universalmente y el país no puede desconocer que el Parque Nacional Sierra de Baoruco es Categoría II de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (II-UICN)”, apunta.

Agrega que “Sierra de Baoruco, uno de los puntos luminosos de la biodiversidad planetaria, debe y tiene que ser preservado para todos los dominicanos, para nuestros hijos y para el mundo”.
Aunque existe una fuerte sequía en la región Suroeste, ha causado preocupación que en esta ocasión varios afluentes de la provincia de Pedernales no tengan agua en tramos de su recorrido, por lo que diversas entidades y técnicos han retomado el llamado a detener la deforestación en la cuenca donde nacen.
Precipitación
La precipitación horizontal como se le llama a la humedad que atrapan los árboles, no puede ser medida por pluviómetros convencionales, razón por la cual, los cálculos se realizan mediante la medición del cauce de los ríos o afluentes y se constatan o compara con la superficie de la cuenca de captación, explica la Academia de Ciencias.