Académico UASD pide fomentar cultura de paz frente a desafío feminicidios

Foto de archivo. Fuente externa.
Foto de archivo. Fuente externa.

El catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) Rafael Montero, llamó a la sociedad en su conjunto a promover una cultura de paz, respeto a los valores y derechos individuales y fomentar la paternidad responsable frente al desafío que representa el fenómeno de los feminicidios para las familias en República Dominicana.

“La relación padre-hijo es para siempre, independiente de cómo sea la relación entre los progenitores, de ahí que el reto para la sociedad es enorme, pues debemos formar en una cultura de paz y de respeto a los valores, juntamente con la paternidad responsable que inicia desde la concepción misma del producto, hasta el fin de sus días”, planteó.

Consideró que desde las academias deben desarrollarse procesos de investigación a los fines de obtener resultados que coadyuven a mitigar una práctica que causa una especie de “efecto contagio” en el ánimo de parejas y en situación de vulnerabilidad en el país.

Montero, quien postula por el Decanato de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UASD, explicó que tiene el compromiso de ofrecer respuestas desde la academia a un tema al que la sociedad dominicana en su conjunto debe prestar atención.

Aseguró que el fenómeno de los feminicidios en los últimos años se ha convertido en una epidemia y un problema de salud pública por la secuela de eventos que genera el hecho de que un hombre apoderado por la ira, se sienta en el derecho de quitarle la vida a la mujer que un día le profesó amor y con la cual convivió y procreó hijos, los cuales quedan en la orfandad, mientras las familias quedan traumadas.

“Quiero llamar la atención sobre la necesidad de que se proteja la integridad de las madres, pues en la práctica además de asumir la carga de cuidar de los menores en la mayoría de los casos no tienen suficientes recursos para cubrir la alimentación de los niños y recurren a los estamentos legales en busca de protección y entonces los varones se sienten ofendidos y aumentan sus estados de ira, como ocurrió en centro para conciliación de parejas del Ministerio Público en la comunidad Esperanza, provincial Valverde”, manifestó.