Académicos dan su parecer sobre caso de Junot Díaz

A1

Mucho antes de su conmovedora revelación de que fue violado de niño o de las denuncias de abusos sexuales que pesaban sobre él, el escritor Junot Díaz era una figura pionera y polémica.
Es uno de los pocos hispanos prominentes en la literatura en inglés, que se hizo de una reputación a partir de relatos en los que abundan las relaciones sexuales sin un consentimiento claro, víctimas que quieren ser víctimas y personajes que buscan relaciones poco saludables. Las tramas se asemejan a menudo a las historias de la vida real que describen sus acusadoras.
“No se puede sobreestimar la prominencia que tenía”, expresó Melissa González, profesora del Davidson College de Carolina del Norte. “Es uno de los pocos hispanos que no solo fue canonizado, sino que tiene una voz muy importante”. Díaz pasó a ser una figura muy requerida por profesores, que recomendaban a sus estudiantes sus libros para que se diesen cuenta de lo diversa que podía ser la literatura estadounidense, según Joseph George, profesor de la Universidad de Carolina del Norte-Greensboro.
“En lo personal, me interesa la forma en que pone al descubierto el ego masculino”, dijo George. “Suena ridículo decir esto ahora, pero siempre lo vi como una confesión, una deconstrucción que debemos observar sobre las razones por las que los hombres piensan así”. George siempre asignaba el libro de Díaz “Cómo salir con una muchacha morena (negra, blanca o mezcla)”. A algunos estudiantes ya les molestaba el título y decían que el narrador les parecía repugnante”.
George, un hombre blanco que dice que jamás padeció abusos sexuales, ahora no se siente inclinado a incluir a Díaz en sus clases. “No soy la persona indicada para enseñar eso, al menos por ahora”, explicó.


COMENTARIOS