Acciones bancos se ven bien de lejos, de cerca no

Los bancos han destronado a las acciones tecnológicas del liderazgo

Para las acciones financieras, el fallo está dividido.
Cómprelas, dicen los estrategas, la clase de expertos de la industria de valores cuyas disecciones de arriba a abajo se basan en las tendencias económicas y políticas para hacer sus recomendaciones de mercado.
Bancos y aseguradoras son lo que más prefieren para 2018; nueve de cada diez estrategas que sigue Bloomberg les asignan la máxima recomendación.

Por otro lado están los analistas que se concentran en empresas individuales y ven poco potencial alcista. Las estimaciones combinadas de precios de cientos de pronosticadores que sigue Bloomberg implican que el índice S&P 500 Financials subirá menos del 2 por ciento el próximo año, el peor retorno esperado entre las 11 industrias.

Una vez más, una bifurcación de mercado tiene al presidente Donald Trump al centro. La predicción alcista de los estrategas se sustenta en una mayor expectativa de una regulación más simple, recortes de impuestos y mayores tasas de interés.
Los analistas ven un crecimiento lento de los préstamos, una caída en los ingresos por intermediación y márgenes de beneficios planos obstaculizando al grupo. Si bien los beneficios de menores impuestos pueden ser reales, pocos los han incorporado en sus modelos.

Los inversores están del lado de los estrategas. Al tiempo que el plan impositivo de Trump tomó impulso y la Reserva Federal elevó las tasas de interés por tercera vez este año, los bancos han destronado a las acciones tecnológicas del liderazgo del mercado.
Con un alza del 12 por ciento en los últimos tres meses, el rendimiento del grupo es casi el doble que el del S&P 500.

“Los analistas están demasiado atrapados en las minucias de un trimestre, las minucias de los márgenes y el crecimiento de los préstamos”, dijo por teléfono David Ellison, administrador de dinero en Boston de Hennessy Advisors Inc. “No se trata de ganancias ahora. Las ganancias están bien. No se trata de créditos, los créditos están bien. Se trata de las razones a largo plazo para estar en la industria”.

Un factor decisivo en el argumento alcista es la mejora de las perspectivas de los bancos en relación con otras industrias, en particular la tecnología, dijo Ellison. Con los impuestos a punto de caer y las tasas de interés subiendo, la balanza se inclina desfavorablemente para las compañías de tecnología que ya disfrutan de algunas de las tasas impositivas efectivas más bajas.
Visiones divergentes existen dentro de Goldman Sachs. David Kostin, el principal estratega de acciones estadounidenses de la firma, rebajó en noviembre las acciones tecnológicas y calificó a las de los bancos como sus favoritas.