Actualización para operativos, patrullas y delincuentes

Eusebio Rivera Almodóvar

Casi todos los estudios, análisis y estadísticas sobre la delincuencia en nuestro país, coinciden en que sus determinantes y agravantes son: Primero, la pobreza y la consecuente falta de oportunidades para incorporarse a un régimen laboral que permita a cada familia tener acceso a vivienda, educación, entretenimiento y salud garantizados por un Estado que, a su vez, distribuya con igualdad y honestidad los dineros de todos y, segundo, el mal ejemplo que dan los delincuentes de cuello blanco, funcionarios, legisladores y vividores de actividades ilícitas como el narcotráfico, estrujando sus bienes lujosos mal habidos, en la cara del pueblo que sufre.
Hace tiempo que la anterior idea fue introducida en producciones por cineastas extranjeros y recientemente copiada por dominicanos, pero es riesgoso fomentar la creencia de que los delincuentes son “súper héroes” porque “la vida dura y tragedias familiares” los movieron a delinquir, ya que realmente hay vagabundos, sinvergüenzas y criminales de cuerpo y alma.
Hay un audio circulando en las redes sociales, aparentemente emitido por un delincuente a sus colegas ladrones (pero que igualmente pudo ser grabado por un policía corrupto) donde se aconseja andar armados con una “azul” sinónimo de papeleta de dos mil pesos, porque con el actual operativo policíaco-militar, para que te suelten si te atrapan, la tarifa, que supuestamente era mucho menor, subió porque, aunque tal vez las autoridades esperaban que entre ellos se vigilarían, ahora hay que repartir entre más.
Disminuir la pobreza y la delincuencia de cuello blanco es demasiada tarea para un solo hombre o un solo partido, pero no es imposible para un pueblo unido dispuesto a terminar con un régimen ignominioso.