Adesinc se queja por declaraciones superintendente

Salvador Montás

El vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Empresas de Seguridad (Adesinc) Salvador Montás, afirmó ayer que la denuncia hecha por el superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada genera intranquilidad a la ciudadanía y descrédito al sector de la seguridad privada formal, ya que no identifica las empresas que son sometidas por delitos contra la ley de Armas y no diferencia el sector formal del informal.
Montás señaló que el general Amílcar Fernández debió identificar a las empresas de seguridad privada que usan armas de fuego ilegales para realizar sus funciones y no hacer una declaración generalizada.

“Es casi un acto de irresponsabilidad hacer estas declaraciones de manera generalizada, quizás con el interés de impulsar el Proyecto de Ley de Seguridad Privada que cursa en el Congreso Nacional, frente al cual siempre hemos expresado que entendemos el interés de que haya mayor regulación y abogamos para que exista un equilibrio entre la tutela efectiva del Estado, la garantía de los Derechos establecidos en la Constitución y las Leyes, pero siempre enfocando políticas que fomenten el crecimiento y la sostenibilidad del sector de la Seguridad Privada de la República Dominicana”, expuso a través de una nota de prensa.

Por otro lado, reiteró su oposición a que a los servicios de vigilancia se le añadan nuevos impuestos y cargas que encarezcan los servicios de seguridad privada.
Indicó que, en lugar de imponer el proyecto de ley propuesto lo que debe hacerse es “arribar a un consenso, escuchando a todas las partes”.

Agregó que “hoy en día uno de cada tres vigilantes es formal, y entre los informales, el 57% no ha recibido ningún tipo de entrenamiento, y en alrededor de un 70% no se le realizan pruebas de depuración psicológica, doping (drogas) o evaluación médica, y el 30% de los vigilantes informales son extranjeros”.


COMENTARIOS