Adiós de Obama dibuja contraste no tan sutil con triunfo de Trump

12_01_2017 HOY_JUEVES_120117_ Economía6 E

Justin Sink

El presidente Barack Obama criticó la política de “suma cero” mientras marcaba un contraste con su sucesor en su discurso de despedida el pasado martes por la noche, reconociendo que a pesar de sus elecciones históricas hace ocho años su visión para el país saldrá de la Casa Blanca con él.
La primera alocución de Obama fue un llamado al compromiso político después de una dura elección ganada por el republicano Donald Trump, quien hizo que los logros de Obama fueran la pieza central de su campaña. El presidente hizo un llamado a que el pueblo estadounidense abrace la inclusión y preservar su legado ante la juramentación de Trump el 20 de enero.
“Si cada asunto económico se enmarca como una lucha entre una clase media blanca y las minorías no merecedoras, los trabajadores de todos las matices se quedarán luchando por los restos, mientras que los ricos se retiran más a sus enclaves privados”, dijo Obama. “Si nos negamos a invertir en los hijos de los inmigrantes, simplemente porque no se parecen a nosotros, disminuimos las perspectivas de nuestros propios hijos, porque esos niños marrones representarán una mayor proporción de la fuerza de trabajo de Estados Unidos”, expresó Obama.

Muchos partidarios reunidos en Chicago están consternados porque la elección de Obama hace ocho años sirvió como la marca más alta para un Partido Demócrata que ha sido electoralmente devastado en todos los niveles de gobierno desde entonces y ahora se encuentra en el desierto.
Contraste no hablado. Pero Obama trató de presentar una visión de trascender la política, organizada en torno a la creencia de que su administración -y la historia del país- demuestra el poder de compromiso entre los ciudadanos y el gobierno, según el funcionario.

“Nuestra democracia está amenazada siempre que lo damos por sentado”, dijo Obama. “Todos nosotros, independientemente del partido, debemos lanzarnos a la tarea de reconstruir nuestras instituciones democráticas”.

El discurso fue una de las últimas oportunidades del presidente para defender las políticas, como la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y la regulación de Wall Street, que Trump ha prometido revocar. Obama hizo un llamamiento a los ciudadanos para que abrazaran la tolerancia, estableciendo un contraste tácito con el presidente electo, quien ha pedido que se amontonen las fronteras de Estados Unidos con México y se ponga fin a la admisión de refugiados de países musulmanes devastados por la guerra.

El presidente advirtió que un “miedo al cambio” planteaba un riesgo mayor que las bombas o misiles a la democracia. “La democracia puede ceder ante el miedo”, dijo Obama, advirtiendo que la lucha contra las amenazas externas requiere vigilancia contra “un debilitamiento de los valores que nos hacen ser quienes somos”.

Entre las líneas de aplausos más fuertes de la noche fue cuando el presidente dijo que rechazaba la discriminación contra los musulmanes estadounidenses.

Obama parecía referirse a los esfuerzos del presidente ruso Vladimir Putin para interferir en las elecciones estadounidenses, calificando a los “autócratas en las capitales extranjeras que ven a los mercados libres, las democracias abiertas y la sociedad civil como una amenaza” al mismo tiempo que los terroristas radicales.


COMENTARIOS