Advertencia con caramelo

Como siempre, el FMI apela a revestir de caramelo sus recomendaciones rudas. Así, en las conclusiones de su consulta al país desliza sus elogios al crecimiento económico sostenido, la tasa de política monetaria, el aumento de la productividad, la robustez del sistema financiero, el efecto benigno de las políticas sociales, y así por el estilo. Luego desliza su receta contra el aumento de la deuda pública, que ya flirtea con la mitad del PIB desde un cercano 49.7%.
Pero el FMI no dice nada distinto a lo que mucha gente de este país -desde empresarios hasta políticos y desde economistas hasta analistas- han estado advirtiendo. Por sí solo, el peso de los intereses y servicios de la deuda es insoportable para un presupuesto que es deficitario por partida doble: ingresos fiscales insuficientes con excesivo gasto tributario, y gasto público alto y de calidad cuestionable. A eso se suma la huidiza actitud ante el requerido pacto fiscal.
Lo que el FMI está remachando es que el país tiene que parar de endeudarse y tomar previsiones para blindarse ante cualquier sobresalto, interno o externo, derivado de los cambios geopolíticos que se cuecen en las potencias económicas. Nos está diciendo que el crecimiento económico sostenido no nos serviría de mucho si algún ingrediente llega a desestabilizar la economía robusta que tenemos. Al Gobierno más le vale que se lleve de estos consejos.

Otro más… y contando

Es un hecho muy grave que un hombre baleado ayer en el sector Piantini, durante un frustrado asalto que cometería junto a otros dos individuos resultara ser Luis Reyes Javier, nada menos que un raso de la Policía activo, según confirmó el vocero policial. Con demasiado frecuencia, miembros de la Policía se ven involucrados en atracos, crímenes y otros hechos. En medio de la inseguridad ciudadana predominante, no es juego de niños que la Policía tenga al enemigo en sus propias entrañas. Los temores de la gente no son simple percepción, como alegan las autoridades.
Hay que tomar con más entereza el asunto de la inseguridad. Las cifras de muertos en actos delincuenciales ocurridos en lo que va de año es abrumadora. Inevitablemente, la Policía tiene que hacer una profilaxis preventiva, para sacar de casa al enemigo.


COMENTARIOS