Advierte cabildos Gran Santo Domingo no cumplen Ley 176-07

Fátima Lorenzo, directora ejecutiva de la asociación Ciudad Alternativa, durante una entrevista en la asociación Ciudad Alternativa Santo Domingo Rep. Dom. 2 agosto del 2018. Foto Pedro Sosa
Fátima Lorenzo, directora ejecutiva de la asociación Ciudad Alternativa, durante una entrevista en la asociación Ciudad Alternativa Santo Domingo Rep. Dom. 2 agosto del 2018. Foto Pedro Sosa

Ciudad Alternativa (CA) llama la atención sobre el incumplimiento del Presupuesto Participativo por parte de los grandes cabildos del Gran Santo Domingo, así como de otras disposiciones que consagra la Ley 176-01 sobre el Distrito Nacional y los Ayuntamientos.
La institución no gubernamental, señala además como incumplimiento por parte de los gobiernos locales, el 4% de sus ingresos para educación, salud y género.
Fátima Lorenzo, directora de Ciudad Alternativa, exhorta a los munícipes y organizaciones comunitarias del Gran Santo Domingo defender sus derechos y deberes en la gestión de los gobiernos locales.
Con esos fines, dijo, desarrollan una gran agenda en el Distrito Nacional, Santo Domingo Norte, Santo Domingo Este, Boca Chica y Los Alcarrizos, basado en el conocimiento de la Ley 176-07 del Distrito Nacional y los Municipios.

Precisa dos aspectos de ese artículo, como el 4% que debe ser destinado para género y salud, así como el Presupuesto Participativo, que en su mayoría no cumplen los gobiernos locales.
En cuanto al Presupuesto Participativo, explica que no es que del 40% que contempla el artículo para inversión se saque una partida para invertirla en obras que han sido seleccionadas por los comunitarios.
En cuanto al Presupuesto Participativo la ley establece un proceso de selección donde se hacen asambleas, en comunidades, barrios y sectores, de donde se sacan delegados, se crean comités de seguimiento de obras, un mecanismo que promueve la participación.
Dijo que hay alcaldía que se resisten a cumplir con ese mandato de la normativa y son ellos quienes eligen las obras que consideran en determinados territorios.
De igual modo, señala, que otros patrocinan asambleas, pero de antemano presentan una lista para que las asambleas escojan de ellas, no las que realmente las comunidades exigen.