Afecciones de la voz

Existen diversas enfermedades que, en cierto sentido, podrían afectar a nuestra voz, tanto de forma grave como no tanto. Y es que todas aquellas enfermedades alérgicas en su conjunto, bacterianas o víricas pueden causar disfonías (alteración de una o más de las características acústicas de la voz, que son el timbre, la intensidad y la […]

Artículo Anterior

Existen diversas enfermedades que, en cierto sentido, podrían afectar a nuestra voz, tanto de forma grave como no tanto.

Y es que todas aquellas enfermedades alérgicas en su conjunto, bacterianas o víricas pueden causar disfonías (alteración de una o más de las características acústicas de la voz, que son el timbre, la intensidad y la altura tonal) siempre y cuando afecten a la laringe.

Dentro de éstas, se podrían destacar algunas diversas: bronquitis, faringitis, alergias, amigdalitis, gota, gripe, sarampión, reumatismo, herpes, o laringitis aguda.

En cualquier caso, se hace necesario indicar que cualquier aparición de una afonía leve o simple disfonía no es en sí un riesgo, pues cuando una persona habla con voz habitual (o normal en sí), y en un momento dado aparece una citada disfonía, esta puede estar provocada, por ejemplo, por una gripe.

No obstante, ante una afonía que lleve presente más dos semanas de evolución , o disfonía, se deberá acudir al médico.

En estos casos, siempre cuidar nuestra voz es la mejor opción para que todo ello no se produzca.

Por ejemplo, una buena forma sería no gritar ni forzarla, evitar cambios bruscos de temperatura, así como el aire acondicionado muy fuerte, las bebidas heladas, muy frías o las alcohólicas.

Consejos para cuidar la voz

1) Hablar mucho o en voz alta puede llevar a un desorden de la voz. Es conveniente considerar el entrenamiento vocal cuando hay que hablar o cantar en voz alta o cuando hay que usar la voz para trabajar.

La resistencia vocal, al igual que un atleta, requiere de entrenamiento especial.

2) Algunos medicamentos como por Ej. los antihistamínicos, que se toman para combatir los resfríos o alergias, producen deshidratación de las cuerdas vocales y reducen la producción de moco y de saliva.

Por lo tanto mejoran los síntomas, pero “secan” los tejidos del tracto vocal y respiratorio. Es conveniente consultar con el médico antes de auto-medicarse. Si se necesita tomarlos, ingerir además mucha agua y tratar de mantener el ambiente de trabajo y el hogar con una humedad del 40%. Protege tu garganta los días de lluvia, para evitar ronquera.

El dato

Medidas para cuidar tu voz

– El stress puede llevar a una forzada producción de la voz y esto puede provocar daños en el tracto vocal. Las técnicas de relajación ayudan a mejorar la voz y permiten lograr hablar por largos periodos con efectividad. Es aconsejable elongar periódicamente, los músculos de la espalda, cuello y cara.

También pude ayudar la respiración lenta y profunda.

– La disfonía o alguna alteración al respirar o al tragar, pueden ser señales de desórdenes en el tracto vocal. Si algunos de éstos síntomas persisten por más de 15 días, consultar al médico Laringólogo.

– La cafeína y el alcohol provocan deshidratación de las cuerdas vocales. El consumo moderado de éstas sustancias y el beber mucha agua ayudarán a combatir este efecto. Por cada taza de café que se tome es aconsejable beber un vaso de agua.

– “Aclarar la garganta” y toser frecuentemente puede dañar los tejidos de las cuerdas vocales. Es conveniente tomar sorbitos de agua, y chupar un caramelo para aliviar o calmar esa molestia. Si esto dura más de 2 semanas, consultar al médico Laringólogo.

– El fumar es la causa principal del cáncer de laringe y además provoca distintos tipos de enfermedades en las cuerdas vocales, Ej. Laringitis crónica, edema de Reinke, etc. También es muy perjudicial para la voz hablada y cantada.

– La frecuente sensación de quemadura detrás del esternón, la acidez o el sabor agrio en la boca, está indicando que los ácidos del estómago están pasando por el esófago y se vierten dentro de la laringe lo cual es anormal. Se llama reflujo gastro-esofágico y puede provocar problemas en la voz. Si se experimenta estos síntomas evitar las comidas copiosas, con grasas, fritas, el café y el alcohol.


COMENTARIOS