Agáchese, cúbrase y sujétese: como actuar ante un sismo

28_09_2017 HOY_JUEVES_280917_ ¡Vivir!3 C

Nuestro planeta es dinámico, está en constante movimiento y cuando ocurre un sismo de gran magnitud en zonas pobladas nos ponemos en alerta, sobre todo cuando hay víctimas.
Vivimos en un país de alta actividad sísmica. Cada minuto se producen micro sismos, imperceptibles para nosotros, que ayudan a liberan la energía acumulada en la placa tectónica del Caribe.
Estos son procesos naturales que se dan a diario y que pueden en algún momento producir un terremoto de cuatro grados o de mayor magnitud en la escala de Richter, que produce movimiento de objetos en las habitaciones y que genera ruido, es un sismo significativo que nos pone aún más alerta.
Podemos prepararnos ante un terremoto, su conducta es muy importante y como actúe antes, durante y después del sismo puede salvar su vida, la de su familia y de sus relacionados.
Ante todo desarrolle un plan de respuesta a emergencia, practíquelo y siga siempre los pasos que se indican en su plan.
Tome medidas ahora mismo, proteja los artículos que puedan caer y provocar lesiones (estanterías, espejos, lámparas…)
Si ocurre el sismo mantenga calma, recuerde que su actitud le puede salvar. Sabemos que es difícil actual calmado ante cualquier emergencia, por eso les exhortamos a practicar continuamente simulando la emergencia y así prepararse psicológicamente para el evento real.
Si el sismo es fuerte o de mayor magnitud usted puede perder el equilibrio y si intenta correr o huir en pánico, puede caerse o empeorar la situación. ¿Qué debe hacer si siente que tiembla la tierra? agáchese, cúbrase y sujétese. Practíquelo en este mismo momento simulando un temblor en el lugar donde se encuentra.
Agáchese y colóquese sobre las manos y rodillas de manera que el terremoto no lo derribe.
Cúbrase la cabeza y el cuello con los brazos y protéjase de los escombros que caigan. Si está en peligro por la caída de objetos, y puede moverse de manera segura, gatee hacia un lugar más seguro o busque resguardo (bajo un escritorio o una mesa).
Sujétese a una protección resistente de manera que pueda moverse con ella hasta que termine la sacudida.
Ante un sismo mayor o de gran magnitud, una vez pasado el temblor debe evaluar la situación a su alrededor y, si es seguro. salga de la edificación a una zona segura, si es un temblor grande pueden ocurrir réplicas.