Agresiones a la propiedad

Las acciones de embargo y desalojos con fachadas de legalidad ocurren con más frecuencia que antes sobre ámbitos privados a tal grado que la Fiscalía del Distrito Nacional, receptora de numerosas denuncias de las tropelías atribuidas a grupos criminales, ha anunciado su firme propósito de enfrentarlas. El comunicado oficial al respecto indica que notarios y alguaciles se hacen acompañar de bandas para penetrar a locales de particulares en los que causan destrozos y de los que en ocasiones cargan con bienes. Siembran caos y pisotean en su esencia y detalles el Estado de derecho que se presume vigente.

Se trata de una actividad engañosa de vieja data sin constancia reciente de que abogados y ministeriales actuantes, falsos o reales, hayan sido sometidos a la acción de la Justicia, lo que lleva a presumir que el barniz de legalidad a que se recurre da resultado, sobre todo en cuanto a no mover la acción pública en defensa de los afectados. Queda en evidencia también que no ha funcionado un apropiado mecanismo policiaco-judicial que procure la detección y sometimiento de los apandillados. Para que primen el orden y las garantías para actividades y las posesiones de ciudadanos y razones sociales es de rigor que los ejercicios de poder se acojan a la obligación de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes a fin de superar el vacío de consecuencias que se hace notar en el país.

Zonas francas en buen camino

Las buenas cifras de las zonas francas nacionales en ritmo de creación de empleos, aportes al Producto Interno Bruto y participación en exportaciones siguen reafirmando su importancia para la economía y el desarrollo tras algunos años de declinación por un específico contexto mundial que hacía perder la fe en este modelo basado en ventajas comparativas en competencia con otros países. En ocasiones se pretende restar mérito a la actividad manufacturera fundada en la baratura de la mano de obra, pero los procesos de mayor permanencia en los parques y otros de reciente presencia han enriquecido y diversificado los métodos de trabajo, agregando valor a productos y especializando el desempeño de muchos operarios que pasan a estar mejor pagados mientras crece el vínculo con otras áreas de la economía proveedoras de insumos y materias primas.