Agricultura, investigación, tecnología, innovación y alimentos

Frank Tejada Cabrera.

En el 2050 la población mundial llegará a 9,500 millones de habitantes. Para poder recibir los alimentos necesarios habría que aumentar la productividad de un 50 a un 60% en los alimentos, lo cual será posible conseguir a base de tecnologías e innovaciones y una gerencia eficaz, porque la frontera agrícola en la mayoría de los países está agotada. Es decir, que la productividad agrícola debería aumentar a 1.75% cada año, para poder alimentar la población. Los países que están investigando más en agricultura son Holanda, Israel, EUA, Francia, Japón y Reino Unido.
Las plagas y enfermedades en los países latinoamericanos, según la FAO producen pérdidas por un 45% de las cosechas. La Roya del café en la cosecha de 2013 en Centroamérica produjo pérdidas por US$550 millones y redujo la mano de obra en 441 obreros. La aparición de la Mosca del Mediterráneo en Latinoamérica está provocando pérdidas por millones de dólares anuales, afectando los cítricos, bananos, melones, aguacates, guayabas, etc. Si se utilizan las tecnologías e innovaciones apropiadas para combatir las plagas y enfermedades, la producción puede aumentar en un 53% en fresas, papaya 35%, tomate 27%, banano 50%, etc.
En el 2050 la demanda total de agua aumentará un 55%. En el 2015 los suelos irrigados para la agricultura apenas llegaban a un 20% de los suelos cultivados en el mundo. Del total de agua, únicamente un 3.5% es aprovechable como agua dulce. Los países tienen que trabajar en la conservación de suelos, que ahora en el siglo XXI todos los gobiernos latinoamericanos han abandonado y gran parte de las tierras arables se están degradando, porque los agricultores, ganaderos y forestales no utilizan prácticas de conservación de suelos, especialmente en cultivos como el arroz. Se recuerda que un centímetro de suelo tarda de 100 a 1000 años para formarse.
Es necesario en Latinoamérica adiestrar a los productores al uso apropiado de fertilizantes en el suelo, porque ya la frontera agrícola en la mayoría de los países se ha agotado y la fertilización debe hacerse dentro del concepto de tener un balance de los nutrientes que se van a aplicar a cada cosecha y es por eso por lo que se insiste en promover la agricultura de precisión, porque ésta permite llevar al cultivo los nutrientes que realmente necesita. Lamentablemente en muchos países como RD, la agricultura de precisión casi no se utiliza, pero en el 2050 será una necesidad.
Comenzando en el 2017, la irrigación de los suelos tendrá que concentrarse en los sistemas por goteo y micro-aspersores, porque la irrigación por inundación como requiere el arroz tendrá que disminuir, ya que el agua cada día escasea más y la agricultura moderna la necesita para aumentar la productividad. En RD ahora en el 2017 se comienza a forestar, pero la isla está en un desequilibrio hídrico, porque se ha hecho un mal uso de las aguas y la misma no se conserva. Además, Haití destruyó la foresta y ese desorden hídrico afecta al país. RD debería revisar su política agrícola.


COMENTARIOS