Agudo vacío de comunicación

En un país en el que el silencio arropa cumbres políticas y gubernamentales impidiendo llegar a las raíces y motivos de las actitudes que enrarecen una y otra ve el panorama político, existe adicionalmente una pobre difusión de informaciones del mayor interés de ciudadanos. El Sistema de Seguridad Social es una de las áreas en nebulosa respecto de los derechos del asegurado, el que casi siempre está desinformado y que al tratar de ejercer su derecho a la salud choca con negativas de cobertura, una imperfección sistémica que se explica en parte porque la Dirección de Información y Defensa del Afiliado de la Seguridad Social (Dida) que en estos momentos reclama recibir más recursos, no ha construido una relación masiva con tales usuarios a través de diversas formas de comunicación, incluso motivando a los asalariados en sus centros de trabajo para que canalicen por su vía los reclamos a las aseguradoras.
El Consejo Nacional de Seguridad Social, órgano rector del Sistema, y la Superintendencia de Riesgos de Salud, Sisalril, entidades pletóricas de recursos, deberían exhibir también, con sólidos discursos y programas de divulgación, que su más importante responsabilidad es procurar respuestas cabales a las necesidades de los asegurados, además de jugar al equilibrio entre las partes, notoriamente desiguales. La Seguridad Social debe ser llevada a una dinámica de justiciera transparencia.

Salir ya de todos los tranques

La democracia es un gran pacto que compromete a todos los que se acogen a ella. Es un convenio de aceptación y respeto con derecho a disentir sin ir al extremo de romper la regla de oro de la coexistencia. En más de un renglón de la realidad nacional ha aflorado incapacidad de concertar y por eso se carece de un Código Penal, frenado por una tozudez contra legítimos derechos de la mujer. La desunión causa demoras en la búsqueda de otras transacciones urgidas, como la de lograr leyes electorales.
Se vacila, se cambia de ruta, se incurre en dilaciones o se aplican supremacías políticas, creándose la posibilidad de que la barca que debe llegar a puerto seguro naufrague. De modo que hay formas diversas de afectar la democracia, la que a través de procesos de conciliación debe alcanzar la solidez de sus instituciones.


COMENTARIOS