Ajuste fiscal no debe implicar aumentos de tasas en RD

La AIRD alaba el crecimiento de las recaudaciones que ha tenido la Dirección General de Impuestos

El ajuste fiscal que propuso el Fondo Monetario Internacional (FMI) para garantizar la sostenibilidad de la deuda no debe implicar un aumento de las tasas impositivas en el país, afirmó ayer la vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), Circe Almánzar.
Explicó que ese ajuste fiscal puede lograrse en parte mediante el aumento de la formalidad de la economía, lo que ha venido haciendo la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) en los últimos años.
Propuso, además, repensar el Estado, lo que implica cómo lograr mayor productividad y mayores niveles de fuentes de ingresos.
Favoreció que se debe repensar la estructura del gasto y cómo fortalecer la productividad para generar mayores fuentes a través de la formalidad.
Precisó que el FMI había advertido en otras ocasiones sobre el pago del servicio de la deuda, pero de una forma muy ligera.
“Creo que es importante que se tomen las medidas necesarias para quitar la presión, sobre todo por el pago del servicio de la deuda”, dijo almánzar.
Consideró que el ritmo de crecimiento de los ingresos de la Dirección General de Aduanas y de la DGII es positivo y lo que se vislumbra es un ajuste en los niveles de gasto para que el país sea más eficiente.
Dijo que hay muchas necesidades que no son cubiertas, porque existen gastos innecesarios y figuran instituciones que hay que repensar.
En la medida que se aumente la economía formal, en esa misma medida se incrementará la presión fiscal, expuso Almánzar.
Dijo que para formalizar esa economía se deben hacer reformas estructurales que el país necesita, una de ellas es la modificación del Código de Trabajo, y espera que los organismos recaudadores sigan aumentando los ingresos del Estado.
Planteó que no es solo que se mejore la ejecución del gasto público, sino que hay que hacer una reforma estructural del mismo, porque existen muchas instituciones duplicadas y que se solapan unas con otras, lo que aumenta la burocracia.
Agregó que si no se realiza esa reforma estructural del gasto se estaría haciendo reformas tributarias que no logren el resultado deseado.
Sugirió que hay que resolver el problema del déficit cuasifiscal del Banco Central con otra reforma a más largo plazo para que se pueda repagar esa deuda.
Almánzar manifestó que si el Gobierno no asume el replanteamiento del Estado llegará un momento en que no podrá cubrir las necesidades básicas de la población y tendrá que buscar más dinero para el pago del servicio de la deuda pública, lo que impactará la economía.