Alcalde de SDE logra en 2017 sacar al municipio de basureros

Alcalde de Santo Domingo Este, Alfredo Martínez, expone para este diario sobre sus logros en 2017.

Uno de los mayores logros del alcalde de Santo Domingo Este (SDE) durante 2017 fue sacar el tema de los vertederos de basura de los periódicos, la solución del drenaje pluvial y la transparencia en el manejo de los recursos que el Estado puso en sus manos.
Alfredo Martínez muestra orgullo por la satisfacción de los habitantes de esa localidad por el servicio que reciben, ya que la alcaldía trabaja los siete días de la semana desde la madrugada hasta altas horas de la noche.
Expresa que inicio de su gestión, en agosto de 2016, los medios de comunicación, incluyendo al HOY, llegaron a la conclusión de que la basura se había tragado a Martínez, pero recuerda que dijo a los munícipes que en 30 días sacaría al paciente del coma.
Atribuye el logro a una alianza efectiva con las juntas de vecinos, las iglesias y ya hoy “la gente toma conciencia de que el sistema de las rutas y frecuencias es un hecho en Santo Domingo Este”.
La alcaldía de SDE retira 1,200 toneladas diarias del municipio, pero la tendencia es aumentar por el bum inmobiliario en la localidad, con proyectos como Ciudad Juan Bosch, así como los casos del ensanche Ozama y Alma Rosa, que donde había una vivienda con cuatro personas, hoy hay un edificio con 24 apartamentos y más de cien personas.
Aunque el censo de 2010 arrojó una población de alrededor de 900 mil habitantes, en 40 grandes barrios y más de 400, subsectores, en 123 kilómetros cuadrados, el alcalde Martínez estima que actualmente sobrepasa el millón y que el reto es ofrecer la calidad en los servicios.
Drenaje. El gobierno local de Santo Domingo Este, señala que programó salir todos los sábados y los domingos para reunirse con las juntas de vecinos, y que el reclamo era uno, que la alcaldía resolviera el problema del drenaje pluvial.
Precisa que a la alcaldía no le quedó otra alternativa que invertir en un año 155 millones de pesos en la solución del problema, por lo que al día de hoy decenas de sectores que vivían rodeados de agua cada vez que llovía no se inundan.
Entre los lugares donde se trabajó el drenaje pluvial citó la Charles de Gaulle, convertida en un gran lago cada vez que llovía, lo que afectaba no solo a quienes habitaban en la zona, sino el tránsito vehicular.
Uno de los puntos más neurálgico estaba frente a la entrada de Cansino Adentro, otro frente a Los Trinitario, un tercero frente a la entrada de Invivienda, así como en los sectores La Isabelita, Los Mameyes, en Los Mina, entre otros.
A esto suma el programa de bacheo de las calles, que con el respaldo del Ministerio de Obras Públicas logró asfaltar miles de metros de calles y avenidas, en sectores como El Isabelita, Los Frailes, La Palma de Alma Rosa, las calles de El Tamarindo, de El Almirante, Villa Carmen y Los Mina.
Recuerda que las principales avenidas estaban llenas de hoyo, debido a que la pluviometría es intensa en la zona