Alcaldías del DN y de Santiago

Ubi Rivas.

El Distrito Nacional es el perímetro más importante del país, donde se asienta la sede del Gobierno, embajadas y consulados, Teatro Nacional, Palacio de Bellas Artes y PN, Banco Central y el 95% de las dependencias gubernamentales, lujosos hoteles, grandes malls sin envidiar a Miami, urbanizaciones de impresionantes edificios de oficinas y otros habitados por grandes comparones, y finalmente, el cabildo clave del país.
Dos jóvenes que podrían ser mis hijos, David Collado y Abel Martínez, son los alcaldes del DN y Santiago de los Caballeros, y propalan y se ufanan sus básigas, que aspiran y pretenden terciarse “la banda” en los comicios del 2020, y soy de los que creen sería posible, siempre que nuestro amado Cardenaldecline.
Empero, para optar por la máxima presea política, David Collado y Abel Martínez es imprescindible que acumulen méritos para “liberar” materias pendientes del aseo de sus urbes construyendo un relleno sanitario, los dos primeros del país, atiborrado de computadoras y “tabletas”, grandes televisores pantalla plana LED, medio millón de bancas, impresionantes malls y tres millones de celulares, no dispone de uno.
Despejar los espacios públicos y parques de buhoneros, disposición que David Collado ha iniciado tímido, y Abel Martínez con notoria intrepidez en las calles Del Sol, 30 de Marzo y España y el icónico parque Duarte, entendiendo que El Primer Santiago de América le “pasará” esa disciplina para reiterar en una instancia mayor.
Conforme es posible apreciar, hay una sorda puja presidencial entre estos dos prometedores jóvenes, que todos observamos para extrapolarlos a escenarios políticos altos, pero tienen que “clasificar” en las asignaturas señaladas, preservando la nitidez en los recursos que disponen, para así poder parecerse el capitaleño a Papi Estrella, y el cibaeño a Jorge Gobaira. Sencillo.


COMENTARIOS