Alcántara Almánzar pone a circular nueva obra

A1

Reflejos del siglo veinte dominicano” es la nueva obra del destacado escritor José Alcántara Almánzar, la cual fue presentada el miércoles pasado a partir de las 6:30 de la tarde en la sala Manuel Rueda de la Fundación Corripio, de la cual es asesor.
La obra ofrece, en sus 314 páginas, “apuntes” -como lo describe su autor- sobre economía, política, la sociedad y la cultura dominicana. Para la puesta en circulación de este libro Alcántara Almánzar estuvo rodeado de su familia, ejecutivos de la Fundación Corripio e invitados especiales.
José Luis (Pepín) Corripio, presidente de la Fundación Corripio, pronunció las palabras de bienvenida y dijo que tiene en su memoria muchas vivencias del periodo al que hace referencia la obra.
“Se llama ‘Reflejos del siglo veinte dominicano’, pero podría haberse llamado ‘Las tormentas del siglo veinte dominicano’, por todo lo que sucedió en esa época que creo que fue un siglo muy movido”, destacó Pepín.
Lucero Arboleda de Roa, directora de la biblioteca Emilio Rodríguez Demorizi, de Intec, fue la encargada de presentar esta obra, dividida en veinte capítulos.
“Reflejos” nos plantea algo más, la honesta diferencia que expresa el autor entre el objeto y la imagen reflejada. Vale decir, entre la realidad como objeto de estudio y el análisis que de ella hacemos. Sobre el particular, me parece que el autor sigue a Borges, quien poéticamente nos dice: “la luz deforma el objeto y lo refleja como imagen en el espejo”, destacó Arboleda.
Manifestó también que “no es una duplicación visual de la realidad, pues nos sugiere una perspectiva de la realidad que desde el “yo” del autor puede estar de un lado y que desde el “otro” del lector puede, perfectamente, estar en el lado opuesto”.
Mientras que Isael Pérez, de Editorial Santuario, quien también habló en el acto, dijo que conoce a José Alcántara Almánzar desde la década de los 80 y resaltó sus cualidades como persona y escritor.
El acto finalizó con las palabras del autor, quien expresó que después de ese maravilloso y extraordinario análisis de Lucero Arboleda, no se debería decir nada más, “sacó filones de ese libro que yo mismo no sospechaba”, destacó agradecido. Al finalizar los invitados se acercaron al escritor para felicitarlo. Y muchos al salir aprovecharon para comprar el libro.
Luego disfrutaron de una variedad de finos bocadillos y refrescantes bebidas.


COMENTARIOS