ALERTA. Las portadas de cuadernos escolares siguen estimulando violencia, satanismo, sexo, afán de riqueza y consumismo

Juan Freddy Armando.
Juan Freddy Armando.

Repito el artículo que publiqué el 20 de agosto de 2017, al inicio del año escolar. Criticaba los antivalores en las portadas de cuadernos escolares. Nuevamente, recorrí tiendas y comprobé que contienen casi lo mismo: hombres con oropeles, incitantes mujeres semidesnudas, símbolos satánicos -Assassins Creed; traducción: Credo Asesino; personalidades antivalores, La Materialista y Alfa El Jefe- publicidad de carros, etc. Es decir, no se tomó en cuenta mi crítica. La publico ahora y la publicaré cada año hasta ver si el MINERD le hace caso.

VUELVO CON EL ARTÍCULO
Se me ocurre empezar este artículo sugiriendo al Ministerio de Educación y demás instancias estatales destinadas a la formación de la juventud, reunirse con fabricantes y distribuidores de cuadernos escolares a fin de ofrecerles para sus portadas un conjunto de palabras e imágenes que contribuyan al desarrollo educativo, y sembrar valores éticos y morales en nuestros estudiantes.

Esta reflexión me viene después de explorar las portadas de los referidos cuadernos, y comprobar que generalmente tienen ilustraciones que en nada estimulan la buena conducta ni la búsqueda del conocimiento.

No todo tiempo pasado fue mejor, pero afirmo que en los años 50 y 60 del siglo XX, las imágenes de cuadernos escolares eran más motivadoras, decentes y educativas. Recuerdo que contenían imágenes y datos biográficos de los padres de la patria; mapa, escudo, bandera e himno del país; tablas de multiplicar, etc.

Las portadas de ahora van en un sentido contrario, pues muestran lo siguiente:

1.Actrices o modelos en poses non sanctas, semi-desnudas, en trajes de baño, enseñando sus partes más excitantes. ¿Quién sabe qué influencia puede esto tener en los embarazos prematuros de adolescentes, como estimulante de subrepticias actividades sexuales en las escuelas? Además, estas ilustraciones conducen a las jóvenes a pensar que el modelo a seguir son las actrices y modelos casi desvestidas, lo cual puede llevarlas a andar de esa forma provocativa en sus barrios.
2.Personajes mitológicos y reales que estimulan la violencia, porque aparecen apertrechados hasta los dientes con armas blancas y de fuego con alto calibre -cuchillos, pistolas, fusiles, metralletas, escopetas- en actitudes amenazantes y rostros de asesinos sin piedad. Por si eso fuese poco, los ambientes o locaciones que acompañan a estos “héroes” también promueven los peores valores de la fuerza bruta. ¿No contribuirá eso a la violencia en escuelas, calles, etc., donde se tiende a querer resolver los diferendos personales, políticos, religiosos, etc. con desafíos machistas, insultos, golpes, trompadas, puñaladas y balazos?
3.Virulentas frases en inglés, en un lenguaje incitador a peleas y aventuras peligrosas. No pueden ser peores: Nicky Mina J, Fast& FF6Furius 6, Vampiro, OffRoad 4×4, Robocop, TheFace of VictoryBadBoy (traducción: El Rostro de la Victoria del Muchacho Malo), ThinggobetterwithCoke (La cosa va mejor con Coke), MMA FighierTeam (Equipo de Combate), Be with me thissummer (Quédate conmigo este verano).

En vez de esas expresiones soeces en inglés, las portadas deberían llevar palabras en nuestra lengua, que estimulen al joven a expresarse correctamente en el español, idioma orgullo nuestro por ser la lengua del mayor número de países en el mundo, y la más hablada (559 millones de personas) en todo el planeta, después del mandarín.

Esas frases deben sustituirse por citas de grandes pensadores, motivadoras de superación, valores éticos y morales; que estimulen en los estudiantes el espíritu crítico y respeto democrático por la opinión ajena, actitudes de paz y búsqueda de soluciones a problemas familiares, sociales económicos, espirituales, y a ser los buenos ciudadanos que harán un mejor país.

4.Imágenes de aventuras automovilísticas intrépidas, locas, que hacen al joven pensar que manejando una motocicleta es invencible, invulnerable, terror callejero o de carreteras, con furiosa velocidad sin control, cruzando lodazales, barrancos, curvas, con riesgos para todos. ¿No se unirá esto a otros elementos sociales para estimular el orgullo machista que incitará quitarles la vida a otros y perder la propia en accidentes de tránsito, discusiones, o matando a sus parejas, porque no soportan lo que consideran una humillación a su imagen de superhombres alimentada -entre otros factores-por estas imágenes? ¿Esos gráficos no desvían los egos juveniles hacia la idea de ser chicos malos, de que el triunfo consiste en aplastar y humillar a los demás, ser campeones de la maldad, en vez de serlo del estudio, buenos modales, conocimientos?

¿Estas ilustraciones no influyen, junto a problemas psicológicos, económicos y sociales, a aumentar los maltratos verbales y físicos entre parejas, y la forma violenta de resolver conflictos, diferencias de opiniones políticas, religiosas o de cualquier índole, que vemos en el tránsito por las calles, centros de diversión, parques, y hogares?
¿No inducen estos íconos a la búsqueda de fuertes emociones, excitantes experiencias que llevan a los niños, adolescentes y adultos a usar energizantes y otros elementos, abusos de bebidas alcohólicas, sustancias prohibidas, que los llevan al descalabro físico y espiritual?

5.Personajes y modelos físicos de tez blanca, pelo lacio y rubio al estilo europeo o norteamericano. En las portadas de cuadernos, es raro que veamos mulatos o negros, y si aparecen escasamente es como anti-héroes del cine y el virulento mundo musical metálico de hoy.

Esto lleva a niños, niñas, adolescentes y jóvenes dominicanos a las tendencias de racismo, incluso contra sí mismos, ya que su físico no se identifica con esas gráficas, y ello puede llevarlos a la discriminación contra mulatos y negros, ya que los protagonistas de sus cuadernos escolares son de esos rasgos raciales que constituirían su modelo de cómo deben ser su pareja y amigos.

Considero que si quieren ponerse imágenes de personas como héroes deben mostrarse los que tienen la tipología racial característica de nuestro país, que posee el privilegio de ser el más mulato del mundo, en una variopinta muestra de que entre nosotros los prejuicios y discriminaciones raciales no existen con la intensidad y fuerza que se expresa en otras naciones.

6.Anuncios de productos juveniles diversos, como marcas de colas, de jeans, muñecas y muñecos de juguetes, teléfonos celulares, etc. Con ello se conduce a nuestros estudiantes a entrar desde temprano en la marea del consumismo, malgasto, y consumo de bebidas y sólidos con químicos que todo el mundo sabe producen fuertes daños a la salud.

PROPUESTAS PARA MEJORAR PORTADAS

Sugiero que ese espacio del cuaderno, que los estudiantes verán durante todo un año en sus jornadas escolares, sea empleado en mostrar textos e imágenes que los motiven a leer, escuchar música de calidad, buen cine y teatro, artes plásticas, poesía, cuentos, novelas, pinturas, de nuestros principales creadores, en interacción con los de otros pueblos del mundo.

¿Qué hacer después de pasar por la triste experiencia de observar que los cuadernos (destinados a usarse para elevar el nivel cultural, espiritual, mental y físico de nuestros estudiantes) solo sirven para insuflar en ellos los malos valores, negativas costumbres, conducta violenta, descontrolada, lujuriosa, racista, cúrsi?

No nos queda más remedio que declarar esto como un problema de alta urgencia, por lo cual exhortamos al Ministerio de Educación, al de Cultura, de la Mujer, de la Juventud, de Interior y Policía, a que, tal como sugerimos al principio de este escrito, realicen reuniones con los fabricantes y distribuidores de cuadernos escolares, y les expliquen estos resultados negativos subliminales y expresos, y al mismo tiempo ofrezcan ideas y diseños atractivos, ricos en textos e imágenes que motiven en nuestros jóvenes el mejor comportamiento.

Estoy seguro de que en esas reuniones se logrará un consenso que armonizará el legítimo interés de vender que tienen esas empresas al no menos legítimo interés del Estado en educar bien a nuestros jóvenes, para llevarlos por la senda de formar los buenos ciudadanos que necesitamos para construir una mejor sociedad.


COMENTARIOS