ALERTA. Luis Alfredo Torres o el gran talento revuelto en la noche de Santo Domingo, y IV

Juan Freddy Armando.
Juan Freddy Armando.

LUZ POR UNA MUERTE

Con este poema, seguimos el análisis de los mejores del escritor. Es un testimonio sobre la muerte de Trujillo, vista como fue en principio: fiesta de libertad. Luego las fuerzas del mal volvieron por sus fueros. Derribarona Bosch, e impusieron a un secuaz de los crímenes del tirano: Balaguer. La letanía, proveniente de los rezos y cantos religiosos,es el método que adopta el poeta, remedando a San Juan de la Cruz y Ernesto Cardenal. Aunque por momentos cae en lo pedestre, lo poco creativo y planfletario; solo en algunas zonas, porque en general se salva por su cadencia, la forma singular del tono patriótico, al crear una atmósfera de felicidad que lleva hasta a la naturaleza.

LA PRESENCIA

Es buen ejemplo de texto de amor dirigido a una mujer que amó mucho; especie de extensa sinfonía. Lamentablemente, en la colección que logró compilar Aquiles Julián, solo aparece en fragmentos:

“¿Quién ahora sorprenderá en la noche/lamentos indecibles/o me verá dormir encima de los periódicos mojados/ si la que asusta el paso de los animales/y llena de piedad las manos de los pobres/está aquí?

Sufriré por los que te miraron sin mirar la luz,/ llevaré tu perfume a sus almas podridas y ardientes/ y porque han muerto de espumas melancólicas/ (con ojos y pestañas de frustrados deseos)/el olivo, el claro olivo, levantaré en tu nombre”.

Y en las cosas comunes/-una flor olvidada, un libro abierto-/ invocaré esas manos de mujer que alejan/ el polvo de la angustia”.

TRES POEMAS A MUJERES

Amoroso Recinto; La Piel Tuya Era Un Lenguaje; y Señalada Paloma son tres textos, junto a otros similares del autor, de pasión amorosa por mujeres. Hacen contraposición a algunos, como Narciso En Las Aguas, analizado en el artículo anterior, que son homo-amorosos, gay-apasionados. Torres vivió estos placeres entremezclados al dolor, quizás debido a su dicotomía sexual, y porque en su tiempo el homosexual era mal visto por familiares y amigos.

En Señalada Paloma, de su libro Linterna Sorda, el poeta muestra cierta promiscuidad, cuando comienza cantándole a una mujer, y luego la cambia por otra:

“Paloma de bohemia, epílogo de sombra,/ milagrosa actitud nunca sin fondo,/de fuego y vino en copa rebañada;/paloma mía,/ porque yo sé que fuiste mía, sin tu perversidad no pudo haber suspiros,/ pero en la escarcha estoy, amiga,/y desolado,…

…oh paloma, paloma mía, oscura y blanca,/mi lágrima de uva,/ yo ya te olvido y quiero a ella:/Sulamita como Cantar de Cantares”.

INVOCACIÓN DE LA ESPERANZA

Es una alusión casi directa al malestar producido por el trujillato. Allí la esperanza es aliciente, atenuante contra el tiempo de sufrimiento, porque ya está a la puerta la llegada de la esperanza, incluso aludiendo tal vez a las expediciones que habían venido a combatir a Trujillo, cuando dice:
“Oh amable corazón, sé que habito en la tierra,/al lado de un abanico roto y que marcho/ hacia sus árboles de dientes angustiados/ con solo veleidosas nostalgias de los frutos/ y linternas que alumbran la noche/ sin sosiego”.

NIÑOS SOLDADOS

De innovador enfoque de los niños en la guerra. Contrario a la generalidad de los poetas, que se afligen al saber que los infantes combaten, perdiendo a destiempo su inocencia, Torres expresala belleza de verlos defendiendo su patria. Es duro y cruel que estén en riesgo de perder la vida así, empezando a vivirla, pero es alentador que se unan a la lucha de sus padres por el bien común en esos aciagos instantes.

LUIS ALFREDO (1935) Y RENÉ (1937): DOS VISIONES DE LA CIUDAD

Ambos cantan a la misma Santo Domingo mediante distintas formas, y algunos puntos comunes. A René del Risco la urbe lo asfixia junto a unas muchachas, y lo asquean los bares, cigarrillos,Bloody Mary, Cuba Libre o Tom Collins.

A Luis Alfredo Torres la ciudad le abre el pecho solitario, en un prostíbulo o bar de mala muerte, o a orillas de los arrecifes caribeños; se zahiere yautodesangra, como bagazo de caña sin sustancia, tirado al basurero, esqueleto inútil, olvidado.

Ambos deambulan “sobre rastrojos de difuntos” como diría MiguelHernández, despojos sociales en la acera, calle, o cafetín donde résquete-resacados dejan caer sus adoloridas cabezas entre los brazos cruzados sobre la mesa en que les han servido interminables porciones etílicas.

Por instantes, se aproximan. Los Edificios Grises, hermoso poema de amor de Luis Alfredo en que mezcla la destrucción de la guerra, señales de combate, caricias y ayuntamientos de amor. Tiene similitud con No Estaremos Tú y Yo, de René del Risco; combina intimidad amorosa y luchas sociales.

DOS ETAPAS: LINTERNA SORDA Y EL HOMBRE ACORRALADO

En su libro Linterna Sorda (publicado por Editora Atenas en 1958, como hemos dicho, y luego por Cielonaranja en 2012) encontramos un primer Luis Alfredo Torres, un tanto retórico, poco audaz en las metáforas, algo barroco, quizá influido por los poetas de esos años, y artistas visuales, como Alberto Cuadrado, autor de la portada de su libro, y Rafael Faxas, dibujante de las viñetas surrealistas interiores.

Escritos siempre breves, tal vez marcado por los Poetas Sorprendidos, quienes no frecuentaban el canto extenso, cosa que años después ha ocurrido nuevamente en la Generación del 80 del pasado siglo XX. También, al igual que esos dos períodos poéticos, los textos del libro Linterna Sorda algo encriptados, para lectores que, más que gozar las letras, buscan el juego de lograr interpretarlo, prefieren la inteligencia al sentimiento, valoran más el juego a la escondida que la comunicación precisa y luminosa.

En los versos post-Trujillo, recogidos parcialmente por Aquiles Julián en El hombre Acorralado, su poesía es diáfana, mayor madurez en el manejo de tropos,que llevan al lector buscar más significados que significantes. Probablemente se deba a su contacto con la gran literatura de los Estados Unidos, y quizás también por el ejercicio del periodismo, oficio en que quien escribe se juega su puesto de trabajo, si no logra la clara y efectiva comunicación.

CONCLUSIÓN: INVESTIGAR Y PUBLICAR SU OBRA

Ante la calidad incuestionable de sus letras, los estudiosos de la literatura dominicana tienen varias asignaturas pendientes con los trabajos de Luis Alfredo Torres: 1.Recoger sus poemas dispersos publicados en la prensa y en libros, y hacer una pormenorizada y corregidaedición de su Obra Completa acompañada de un buen estudio. 2.Investigar y compilar otros textos que debió de haber publicado:periodísticos, críticos; tal vez ensayos, cuentos, etc., que probablemente escribió cuando fue encargado de la página literaria del periódico La Nación. 3.Un profundo y riguroso análisis, para establecer sus aportes al proceso histórico de la literatura dominicana.

AGRADECIMIENTOS

Termino esta última entrega sobre la obra de Luis Alfredo, agradeciendo. Primero,a Emilia Pereyra, por su invitación a participar en el coloquio que motivó estas reflexiones. Segundo, a Aquiles Julián y Miguel de Mena: uno compiló poemas de nuestro vate bajo el título de El Hombre Acorralado, y el otro re-publicó el libro Linterna Sorda, de Torres. Por ellos, he accedido a los valiosos versos del escritor comentado.