ALERTA. Revisitando los cuentos de René del Risco Bermúdez, II

Juan Freddy Armando.
Juan Freddy Armando.

El gran talento narrativo de nuestro autor es indiscutible.A tal punto que, de llegar a una mayor edad,su obra hubiese podido probablemente adquirir la madurez y trascendencia de lasdel llamado boom latinoamericano.

En los cuentos hay detalles demostrativos de que su gran fuerza creadora se encontraba en un estadio de fortalezas y debilidades propias de un autor en pleno crecimiento formativo. Por ejemplo, en muchos casos, cuando el cuento se extiende pierde el suspenso. Usa muy poco el doble escenario y otros recursos similares que los veteranos autores emplean para jugar a despertar el interés del lector por lo que pasará en uno mientras lo lleva al otro, y viceversa. Su narrativa es con frecuencia lineal, aunque intensa por la naturaleza de las historias.

A su favor tiene, por otra parte,méritos en la ejecución. Entre ellos:selección de buenas historias, vívidos retratos de personajes,creación de atmósferas, situaciones conflictivas. Sus temas y enfoques introducen elementos de fondo y forma, que dieron aires nuevos a nuestra literatura.

Las influencias le vienen de dos grandes fuentes: a) El oficio de creativo publicitario, y b) Los escritores en boga, especialmente de América Latina.

De la publicidad, aprendió ese extraordinario tratamiento de escenarios, escogencia de locaciones, brevedad y consistencia narrativa, despliegue cinematográfico de sus historias: cortas, dinámicas y conmovedoras.

De los escritores, evidentemente Kafka se siente subliminalmente, como un telón de fondo. Pero claramente presentes Cortázar y Borges, con su realismo maravilloso o fantástico.

En ese momento, la literatura latinoamericana impactó al mundo con dos formas de manejar los recursos de la imaginación: el realismo mágico y lo real maravilloso.

En el realismo mágico, el narrador o poeta acopialos mitos de los pueblos (tradiciones, leyendas mágico-religiosas y cuentos de camino) y los presenta dentro de sus historias como hechosreales o verosímiles. En el caso dominicano tenemos:bacá, ciguapa, santería tipo Santa Martha la Dominadora; dioses africanos e indígenas en sincretismo con el santoral católico. Se convierten en personajes literarios, con sus maldiciones y engaños, bendiciones y milagros.

LO REAL MARAVILLOSO EN RENÉ

En lo real maravilloso o fantástico, el escritor inventa sus propios mitos y personajes. Toma hechos, animales, plantas y objetos de la realidad cotidiana y los hace desarrollar acciones fantásticas que sorprenden al lector. El narrador convierte una simple gota de agua en un gran monstruo; o ve un palito de fósforo con sentimientos humanos, instintos animales sin perder su naturaleza de cosa sin vida. Cortázar y Borges son maestros en la creación de este tipo de ficción.

Juan Bosch es predecesor de ambas formas porque, mucho antes, escribió excelentes cuentos empleando esos recursos:Dos Pesos de Agua, El Resguardo, Cuento de Navidad(realismo mágico)La Bella Alma de don Damián, Los Últimos Monstruos,La Mancha Indeleble(de lo real maravilloso).

René del Risco prefiere lo real maravilloso o fantástico y,junto a otros escritores dominicanos de la época, llama la atención con su uso en nuestra literatura, al retomar y enriquecer los mecanismos truculentos e intrépidos de este estilo.

El manejo de la voz es otro elemento con el que Del Risco contribuye a crear nuevos aires en nuestra escritura.

Aunque en ocasiones solo se habla de tres,en literatura existen, en principio,cinco voces: a) Extradiegética u Omnisciente. Narra en tercera persona, cuenta las acciones desde fuera.b) Hemodiegética o Monólogo exterior. Narra en primera persona, cuenta y es actuante principal.c) AutodiegéticaoTestigo. Narra en segunda persona, relata, califica, cuenta y puede actuar o no.d)Polidiegética (deduzco el nombre) o Mixta. Narra en diversas voces que pueden intercambiar y discutir o narrar cada una ignorando a las demás. e) Interdiegética (deduzco el nombre) o Monólogo Interior en flujo de la conciencia. No tieneespecífica persona narradora;habla como en estado onírico, describiendo lo que percibe desde el consciente e inconsciente.

Las dos últimas son empleadas y puestas de moda en el país por Del Risco, Miguel Alfonseca y otros. Probablemente las aprendieron de escritores latinoamericanos del momento.En estas voces, se reta al lector a estar más alerta, y en algunos casos, asumirse como personaje de la obra, hallar salidas e interpretaciones propias, y convertirse en “lector cómplice”, como ha dicho Cortázar.

OTRAS SEÑAS DE IDENTIDAD

Veamos algunas de esas señales, referidas fundamentalmente al contenido:

  1. El nivel de lengua es coloquial, sencillo, directo, con jergaso dialectos locales de la época. En esto, se diferencia con nuestra cuentística anterior a él está en que antes los cuentistas emplean principalmente la jerga popular, regional, y en Del Risco es juvenil, citadina y traída de otras naciones.
  2. La ciudad y el barrio sustituyen a los viejos campos, conucos, bosques, llanuras y carreteras que predominaba en la pretérita narrativa nacional. En tres urbes viven los personajes de nuestro autor: Santo Domingo, especialmente en Ciudad Nueva; San Pedro de Macorís, su ciudad natal; y San Juan de Puerto Rico, la cual conoció en el exilio.
  3. El tiempo como símbolo está muy presente, como tema y título de sus historias: Ahora que vuelvo, Ton; Cualquier Tarde de Estas; Los Días de Marzo; El Sábado es el Mejor Día; La Noche se Pone Grande, Muy Grande; Esta Noche Acabará Dentro de Poco; Un Día Que se Llama Domingo; Del Otro Lado del Día; Ahora, Que Vuelvo, Ton; El Mundo Sigue, Celina; Se me fue Poniendo Triste, Andrés; No Sirven Después las Palabras.
  4. Los personajes son casi todos jóvenes, intrépidos revolucionarios, un poco al estilo de los hippies, que surgieron cuando él escribía.
  5. De los elementos de la naturaleza, priman el mar, el río Ozama, las playas.
  6. Los carros sustituyen al viejo caballo de las narraciones dominicanas. Son descritos en marcas, modelos, etc. El autor aprecia y ama el automóvil, y lo ve como complemento necesariodel hombre, acorde a lo que le atribuyeMcLuhan al definirlo como “los pies del hombre”. Del Risco murió precisamente en una de sus pasiones: conducir un vehículo.
  7. Entre los objetos con mayor presencia en las historias están: corbata, traje, y ante todo el cigarrillo y sus complementos: café, tragos, drogas, fiestas, bares, aventuras nocturnas. En algunas de las fotos más famosas del autor, lo acompaña el cigarrillo.
  8. Lugares preferidos: Apartamentos, oficinas, orillas del río, bares, discotecas, barrios,restaurantes, edificios de varios pisos, sustituyen a la vieja casaquinta, finca o casucha campesina. Los edificios, calles, habitaciones, de San Pedro de Macorís y la Capital dominicana, que fueron sus principales lugares de vida, además de un poco de Santurce y San Juan, en la isla de Puerto Rico, donde vivió un par de años como exiliado político.

Hasta aquí, mi visión general sobre la obra narrativa del escritor René del Risco Bermúdez. Estudiaré la conveniencia y manejo de la publicación de la otra parte de la conferencia, por su extensión. Pues consiste en comentarios particulares a cada uno de los Cuentos Completos del autor.

 

 


COMENTARIOS