Alertan por casos violencia y accidentes que afectan a niños

Francisco Leonardo

A Visión Mundial y el Fondo de Naciones Unidas para la infancia (Unicef) les preocupa el nivel de vulnerabilidad que enfrentan los niños por los distintas formas de violencia de que son víctimas y además los accidentes que padecen dentro y fuera del hogar, a causa en la mayoría de los casos a falta del debido cuidado o prevención de parte de los adultos.
Ambas entidades entienden que hay muchas fallas que corregir a nivel de la familia, la comunidad y de políticas públicas para bajar las cifras de violencia y siniestralidad que afectan a infantes.
Del tema hablaron a HOY Francisco Leonardo, director de incidencia en políticas públicas de Visión Mundial, y Eduardo Gallardo, especialista en protección infantil de Unicef.
Leonardo estimó que en el país más de 1.667,000 niños, niñas y adolescentes se encuentra en situación de alta vulnerabilidad debido a la pobreza extrema, violencia intrafamiliar, el trabajo infantil, abandono que los conduce a la vida de la calle y allí están expuestos a múltiples riesgos, como el uso de sustancias pisicoativas, enfermedades infectocontagiosas, explotación sexual y comercial, trata y tráfico.
Otros de los problemas que padece la niñez es la exclusión de los espacios de participación, tras indicar que existe una visión adultocentrista que no reconoce a los niños con voz para aportar en las tomas de decisiones.
Refirió los feminicidios que impactan de manera directa a los niños, quedando miles en situación de orfandad, con un precario acompañamiento, algunos en familias extendidas con condiciones materiales difíciles que no le permiten dar a esos niños lo que ellos necesitan para su adecuado desarrollo.
Mientras, el Estado no tiene mecanismos eficaces de restitución de derechos y de la integridad emocional de esos niños que pasan el trauma de ver que sus padres terminan de manera violenta con la vida de su madre.

“Ante todo esta problemática, el Estado dominicano ha mostrado poca consistencia en relación al abordaje de estos problemas. La protección de la niñez no se percibe como la más alta prioridad del gobierno dominicano y las políticas públicas que se han definido para la protección de la niñez no cuentan con suficiente financiamiento y tampoco son eficaces en su dinámica de respuesta a las situaciones de abuso y violación de derechos”, manifestó Leonardo.
Disciplina positiva. Leonardo y Gallardo coinciden en llamar la atención sobre el nivel de arraigo que tiene el castigo corporal, lo que permite perpetuar el círculo de violencia, pues el niño la reconoce como una forma de solución a conflictos.
Gallardo citó una encuesta en la que el 63 por ciento de los padres dominicanos dicen que aplican disciplina violenta con sus hijos, lo que termina provocando un daño físico o moral. A esto se suma la violencia que sufren en la escuela y otros espacios.

Ambos técnicos consideran se debe promover la disciplina positiva para cambiar la forma en que se ejerce la autoridad, lo cual requiere mucho esfuerzo porque implica cambiar la experiencia que se ha tenido.
“Es importante que las familias tengan herramientas de disciplina positiva, los niños necesitan límites y saber cuáles son las reglas, pero imponerlas no debe ser de manera violenta, sino con respeto y el diálogo”, expresó Gallado.