Alfonso y Giancarlo buscan quitar “sombra” al VIH con “Pulso”

A1

Como lo destacó Alfonso Rodríguez en entrevista con este diario, el sida es una enfermedad que muchos la ven como un castigo a los promiscuos, homosexuales, infieles… pero, no es así y es lo que opina Rodríguez, quien ha elegido este tema para la primera película de Giancarlo Beras-Goico, quien se lanza a la pantalla grande con “Pulso”, un drama que retrata la historia de una pareja de esposos que ve empañada su vida por esta enfermedad.
“Todo lo que escribo me lo robó de la vida real… en esta ocasión conversé con gente que les ha pasado lo que pasa en esta película. Nosotros al final de la jornada estuvimos de acuerdo en hacer una película que borre esa sombra negra que tiene el VIH positivo”, explicó Alfonso, quien protagonizó, escribió el guión y produjo junto a Beras-Goico este filme que debuta este jueves en los cines del país.
¿Por qué no irse a lo seguro y hacer una comedia en el primer filme de Giancarlo?: Porque con la Ley de Cine ya nosotros podemos apostar a otros géneros, de 20 películas que se hacen al año tres son comedias, 17, 18 o 16 no son comedias, lo que pasa es que la gente no lo sabe, hay dramas buenísimos que pasan desapercibidos, obviamente yo siempre he culpado a los productores porque tiran la toalla antes de que les den el ‘nocaut’, porque no hacen la promoción debida, los hacedores de comedias se esfuerzan por promocionar sus películas, la comedia no vende sola , la comedia vende bien promocionada”, explicó Rodríguez.
En “Pulso”, Giancarlo dirige un elenco encabezado por Alfonso, Ana Carmen León, Francisco Vásquez, Nansie Santelise, Ileana Bencosme e Iván Oleaga. “Dirigir a Alfonso es una delicia porque es un tipo disciplinado, se deja llevar, para mí iba a ser más cómodo en mi primera película dirigir a alguien del calibre del Alfonso porque me entendía, es la primera y mejor experiencia que he tenido”, expresó el director.
Ambos creadores contaron que para elegir a la protagonista hubo un “casting” muy reñido, pero que Ana Carmen al final se ganó el papel por su buen desempeño. El filme fue rodado en Jarabacoa.