Algo de todo

ELSA RAMÍREZ DE MIURA

El primer banco de los Estados Unidos fue el Bank of North America, que abrió sus puertas el 4 de enero de 1782, en Filadelfia. Hasta esa fecha, los préstamos estaban en manos de prestamistas privados, negocio sumamente rentable y abusivo, por lo que el Congreso de la Confederación aprobó la creación de un banco nacional que realizara ese tipo de transacciones para poner freno a la usura.

El 16 de noviembre de 1898 se inauguró la escalera eléctrica en los Almacenes Harrods, en Londres, Inglaterra. No tenía escalones sino una rampa de cuero, caoba y cristal. Muchos clientes temían por su seguridad, por lo que aquellos que se atrevían a utilizarla, se les recompensaba con una copa de champán y en ocasiones también con sales aromáticas.

Fulano, mengano, zutano y perencejo (también perengano) son las cuatro formas utilizadas para aludir a alguien sin nombre o del que no se quiere decir el nombre. La palabra “fulano proviene del árabe “fulán” que quiere decir cualquier persona y es el más utilizado de los cuatro. “Mengano” también proviene del árabe “man kan” que significa “quien sea”. “Zutano” deriva de “citano” que a su vez proviene del latín “scitanues” que quiere decir “sabido”. “Perencejo o perengano” es la más nueva de las cuatro y no se le ha encontrado raíces en otras palabras antiguas o de otros idiomas, se piensa que puede ser una combinación de palabras.

Las canastillas o pequeñas cunitas para recostar a los recién nacidos se les llama “moisés” en recuerdo al bebé hebreo que fue encontrado dentro de una cesta flotando en las aguas del río Nilo por la hija del faraón y a quien acogió como su hijo llamándolo así, según escrito en la Biblia.