Algo De Todo

Elsa Ramirez

A pesar de que ya vamos a mediados de enero, quiero desear a todos los amigos de Algo de Todo un año lleno de cosas positivas, salud y prosperidad. Mantener el orgullo de ser dominicano bien alto y trabajar para lograr un país mejor cada día.
La semana de fin de año la pasé junto a mi familia y amigos queridos en el Complejo Fishing Lodge, en la paradisíaca área de Cap Cana. Qué hermosos y placenteros días disfrutamos en ese bellísimo lugar. La celebración de Año Nuevo estuvo espectacular; una esplendidez que sorprendió a todos. El personal siempre atento para brindarnos las más finas atenciones. Para Amil Malek, gerente; Napoleón Luzardo, gerente de Recepción; Argenys Avila y todo el personal hotelero, así como al ing. Humberto Michel por el Condominio, Gracias con mayúscula, hicieron que iniciáramos el 2018 muy complacidos. Dios permita repetir tan grata experiencia.
Ayer, primer domingo después de la fiesta de los Santos Reyes, se celebró La Vieja Belén. Este es un personaje que pierde presencia, deja regalos a los niños que no recibieron de los Reyes Magos, y también es la que se lleva los regalos cuando se portan mal.
Solo en República Dominicana se le conoce a este personaje como ”La Vieja Belén”, iniciándose su tradición en nuestro país por el líder obrero Firo Lamarche y su madre, en San Pedro de Macorís en los años 20, y se dice que llegó a través de los inmigrantes italianos, quienes tienen a “La Befana” con características muy similares. Dice la leyenda que fue invitada por los Reyes Magos para acompañarlos a visitar al niño Jesús, recién nacido, pero se entretuvo en el camino repartiendo regalos a los niños pobres y por eso dilató unos días en llegar, siguiendo la estrella de Belén.