ALGO DE TODO

ELSA

El inglés no es la lengua oficial de los Estados Unidos. En 1774, en el Congreso Continental Americano se debatió si el alemán o el inglés se adoptaría como idioma administrativo. Esto porque la población alemana era muy amplia y en ese momento había mucha tensión con Gran Bretaña y tomar su idioma se consideró que era en cierta forma aliarse con el enemigo. En las votaciones hubo un empate a 27 votos.

Frederick Muhlenberg, un descendiente de alemanes, cambió su voto dando la mayoría al inglés. Este gesto lo llevó a convertirse en el primer Presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Durante la Guerra de Independencia se intentó cambiar el idioma administrativo contemplándose el hebreo y, aunque tenía un gran auge hasta finales del siglo XIX, la propuesta no prosperó.

Como idioma administrativo, en inglés están escritas la Constitución y las leyes. Ante la ausencia de un idioma oficial a nivel federal en los Estados Unidos, muchos estados han adoptado el inglés como idioma oficial del estado. Algunos tienen otros idiomas, aparte del inglés, legalmente reconocidos.

El 19 de mayo del 2006 el Senado de los Estados Unidos votó para que el inglés fuera la lengua nacional del país. El Senador James Inhofe, de Oklahoma, redactó un proyecto de ley para que el gobierno federal no proporcionara servicios y comunicaciones en otros idiomas. Poco después de la aprobación de ese proyecto, el Senado votó por otro proyecto presentado por el senador Ken Salazar de Colorado, en el que el inglés sería la lengua de unificación común de los Estados Unidos con la especificación de que nada debe disminuir o ampliar cualquier derecho existente en cuanto a servicios multilingües.