ALGO DE TODO

Elsa Ramirez

Para quitar el mal olor de la cebolla de las manos, fróteselas con pasta de diente.
Se ha comprobado que las pastillas anticonceptivas de humanos tienen el mismo resultado en gorilas.
Los orígenes de los apellidos en su gran mayoría de origen español tienen distintas categorías. Los apellidos Toponímicos son los que derivan del lugar de nacimiento o residencia, pudiendo ser una localidad, edificación o punto geográfico. Por ejemplo: Castillo, Cuevas, Del Río.
Los apellidos Patronímicos son los que tienen su origen en el nombre de pila de la persona de mayor jerarquía o influencia. El sufijo “ez” significa “hijo de”, así se formaron muchos como son: Alvarez, Ramírez, Domínguez, etcétera.
También se formaron apellidos identificando el oficio que ejercía el patriarca como por ejemplo: Caballero, Capitán, Vaquero.
Apellidos formados a partir de rasgos físicos, familiares o morales como son: Amor, Blanco, Calvo, Prieto, Rubio, Féliz.
Apellidos relativos a las circunstancias del nacimiento como el mes de nacimiento, el santo que se celebraba ese día, etcétera. También se incluyen en esta categoría los apellidos con los que se identificaba a recién nacidos de padres incógnitos, muchos de ellos con referencias religiosas. Ejemplos: Iglesia, San Miguel, Bastardo, Agosto.
Apellidos de origen incierto son aquellos apellidos referentes a animales, vegetales u objetos. Posiblemente identificaban a las personas que los criaban, cultivaban o fabricaban como son: Cuervo, Toro, Oliva, Cordero.


COMENTARIOS