Alternativas para prevenir el envejecimiento cutáneo

2C_¡Vivir!_17_4,p02

El proceso de envejecimiento cutáneo es algo continuo de todo ser humano.
La dermatóloga Marisa Vólquez indica que la genética, los factores ambientales, el estilo de vida y los hábitos tóxicos contribuyen en mayor o menor medida al reflejo de los años en la piel.

La experta explica que por naturaleza se producen cambios estructurales como adelgazamiento de la epidermis de 10-50 % entre los 30 y los 50 años, los mecanismos reparadores del estrés oxidativo tienen una menor eficacia y hay una notable disminución de las fibras de colágeno, alteración de los fibroblastos, melanocitos y las fibras elásticas.
Sostiene que esto tiene como resultado las arrugas, manchas, atrofia cutánea, cáncer de piel y pecas, entre muchos otros.

Asimismo, dice que para el tratamiento del envejecimiento cutáneo, lo ideal es la prevención primaria con la protección frente a la radiación UV.

“No obstante, cabe hablar de opciones de prevención secundaria y terciaria. Los tratamientos tópicos a base de vitamina C, retinoides y antioxidantes, constituyen una base sólida para iniciar. Los “peelings” químicos y el láser logran modificaciones importantes en la superficie cutánea”, dice.

Igual, señala que la toxina botulínica y los rellenos dérmicos relajan la musculatura y se dirigen contra la atrofia dérmica y tejido subcutáneo. Además, dice que mejoran las arrugas finas y la tonalidad de la piel envejecida.
La doctora refiere que tanto la toxina botulínica como el ácido hialurónico son excelentes alternativas para disimular el paso del tiempo por nuestra piel, ya que, según afirma, se trata de sustancias obtenidas a través de biotecnología.