Altos costos afectan producción refrigeradores

La producción y exportación de refrigeradores está en peligro por el impacto negativo que tiene sobre ese sector la alta carga impositiva y los problemas que afectan la industria nacional, denunció ayer el industrial Richard Arostegui.

Afirmó, además, que las exportaciones de refrigeradores a mercados tan diversos como Filadelfia, Miami, Estados Unidos, Puerto Rico, Haití y Jamaica corren peligro, por el alarmante aumento en los costos de producción.

Entre los factores que afectan al productor local están el arancel a las maquinarias y equipos, a los insumos, el recargo cambiario, el impuesto del 2% a las importaciones, el deficiente y costoso servicio energético, la doble cotización de la seguridad social y el impuesto del 5% a las exportaciones.

Dijo, además, que República Dominicana produce refrigeradores con altos niveles de calidad, lo cual se reconoce en el mercado internacional.

Arostegui, ex presidente de la Asociación de Industrias se expresó en esos términos, en el acto de presentación de una nueva línea de refrigeradores comerciales Farco, los cuales se ofertarán en el mercado local e internacional.

Arostegui, presidente de Farco, manifestó que si la situación persiste, la producción local podría perder competitividad y también los mercados que hasta ahora ha conquistado.

“Como toda empresa, hemos atravesado por épocas muy buenas, pero también nos hemos visto en la obligación de enfrentar momentos difíciles. Los momentos actuales, con la constante amenaza de nuevos impuestos, más una devaluación de moneda persistente, presentan serios retos para cualquier empresa dominicana y especialmente a empresas manufactureras como la nuestra”, expresó.

Lamentó las amenazas que representa el entorno económico nacional a la competitividad dominicana en el exterior, situación que, a su entender, se complica cuando se considera que en un futuro muy cercano la República Dominicana estará suscribiendo nuevos acuerdos de libre comercio, culminando en el Acuerdo de Libre Comercio de Las Américas, que tendrá un alcance hemisférico.

Dijo que los fabricantes de refrigeradores dominicanos enfrentan el reto de preservar su mercado natural y vender internacionalmente compitiendo contra productores que operan en países donde reciben todo tipo de apoyo y hasta subsidios.

Los problemas que afectan a la industria local le restan competitividad y la colocan en franca desventaja frente a productores de otros países, donde los impuestos no son cargados a los procesos productivos ni a los insumos y donde la actividad exportadora es incentivada y subsidiada.

“En nuestro país, para montar una fábrica, hay que empezar pagando impuestos cuando se realiza la importación de las maquinarias, luego antes de empezar a producir hay que pagar impuestos por la importación de los insumos para la producción”, agregó.

Sostuvo que luego hay que tributar al Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados (ITBIS) y el anticipo de Impuesto sobre la Renta en el momento en que el producto es facturado, “todo esto sin haber cobrado un centavo”.

Apoyó los acuerdos de libre comercio entre el país y otras naciones, porque estimulan la competencia entre las empresas y benefician al consumidor final, pero dijo que la clave del éxito para sacarle provecho a los acuerdos es “igualdad de condiciones”.

“Esperamos que en un futuro cercano, lo más pronto posible, podamos ver señales de sensatez en nuestras autoridades y que eliminen estas distorsiones que afectan al sector productivo nacional”, dijo Arostegui.


COMENTARIOS