Ante tantos casos de abusos sexuales a menores

Millizen Uribe

Lamentablemente, desde el 2013 a la fecha, las denuncias de casos de abusos sexuales contra menores de edad han ido aumentando. Eso demuestra que es un mal cada vez más presente o por lo menos más visible en la sociedad dominicana.
Sea como sea, urge que se afiancen las medidas y las estrategias de las acciones que se puedan ejecutar en favor de proteger a la niñez y a la juventud dominicana de males tan terribles como las violaciones, los abusos y los acosos sexuales.
En este sentido, me parece que, al igual que como pasa en los casos de violencia contra las mujeres, se hace necesario que se trabaje no sólo con las víctimas, sino también con los victimarios.
Precisamente, en esa dirección va un estudio, publicado en la revista médica TheLancet, realizado por un equipo de investigadores internacionales, como la doctora Rachel Jewkes, que incluyó la aplicación de una encuesta a 10.000 hombres.
Uno de los principales hallazgos de la investigación es que más de la mitad de los perpetradores de violación lo hacen a una edad bien temprana, lo que evidencia la necesidad de trabajar con los jóvenes como un factor importante para la prevención.
Otra conclusión del estudio es la conexión entre los abusadores sexuales y otros problemas de salud como el uso de sustancias ilícitas y la depresión. Aquí el desafío gira en torno a la necesidad de contar con un sistema de salud que no sólo dé respuestas a los problemas mentales, sino que sea capaz de prever que sirvan de puerta de entrada a delitos.
Pero el elemento que más llamó mi atención y que entiendo conecta mejor con el contexto dominicano es que la investigación evidenció que los traumas infantiles y ser testigos de violencia intrafamiliar son factores influyentes entre los abusadores sexuales. Esto relaciona los también frecuentes casos de feminicidios en RD, mediante los huérfanos/as, quienes por tanto deben recibir más y mejor acompañamiento y atención psicológica, además de trabajar, en primer lugar, para que cada vez sean menos.
Finalmente, el estudio también muestra que los hombres que fueron víctimas de abuso sexual infantil tienen más probabilidades de cometer una violación que aquellos sin ese pasado.
De modo que aquí hay algunas líneas de trabajo que considero interesantes para que el Estado defina, y en otros casos redefina, políticas públicas en estos temas, ya que recordemos que los niños y las niñas son el futuro de la sociedad y si permitimos que los corrompan y los enfermen, nada evitará que así sea el futuro de nuestra amada República Dominicana.