Aplanamiento de la curva tipos acercaría recesión

edte

Un aplanamiento de la curva de tipos se está produciendo en Estados Unidos y si la tendencia continúa hasta invertirse una recesión se estaría acercando.
La advertencia es hecha en un trabajo por Vicente Nieves, publicado por el diario español El Economsita.es, donde se explica que según el consenso de los economistas, la pendiente de la curva de rendimientos es el mejor predictor de recesiones, sin embargo, el trabajo plantea que aunque la curva se termine invirtiendo en esta ocasión podría ser diferente, dadas las novedosas características que conforman hoy la economía mundial: la fuerte intervención de los bancos centrales en los mercados de deuda a través de políticas no convencionales ultra-expansivas podrían haber ‘estropeado’ la utilidad de la curva de rendimientos como vaticinador de recesiones.
El aplanamiento de la curva de tipos quiere decir que el rendimiento de los bonos con vencimiento a corto plazo (letras o bonos a uno o dos años) se está acercando al rendimiento del bono de 10 años, mientras que la inversión de la curva se produce cuando los tipos de interés a corto plazo son más elevados que los de largo.
Este rasgo es poco habitual y se ha producido en momentos contados a lo largo de las últimas décadas.
El trabajo observa que en condiciones normales, la curva de tipos tiene una pendiente positiva.
“Como señalan Juan Carlos Berganza y Juan Carlos Fuentes en el trabajo El aplanamiento de la curva de rendimientos en EEUU publicado por el Banco de España “la pendiente de la curva de los títulos de deuda pública estadounidense ha disminuido, situándose en niveles no registrados desde los meses previos al inicio de la crisis financiera”, se explica.
Esta situación está generando un intenso debate que ha llevado a varias instituciones como la Reserva Federal de San Francisco o el propio Banco de España a analizar el porqué del aplanamiento de la curva ahora y la probabilidad de que anticipe una nueva recesión. La preocupación está fundamentada: desde 1960 se han producido ocho recesiones en EEUU y todas ellas han venido precedidas por una inversión de la curva de rendimientos. “Sólo en una ocasión, a finales de 1966, se produjo una señal falsa, es decir, una valor negativo de la pendiente que no fue seguido por la entrada de la economía en recesión”, señalan los economistas del BdE.
Michael D. Bauer y Thomas M. Mertens, economistas de la Fed de San Francisco, explican que “la curva se ha ido aplanando durante la mayor parte de la recuperación económica, pero particularmente esta tendencia ha cobrado fuerza desde 2017. A finales de febrero la diferencia entre la rentabilidad de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a un año y diez años era solo de 80 puntos básicos”.
Por ejemplo, en junio del año 2004 la diferencia era de 307 puntos básicos, la curva tenía una pendiente muy superior a la de 2018 como se puede apreciar en el gráfico.


COMENTARIOS