Apuntes para una reforma política

-3 de 3-
Es necesario para salir de la crisis política que azota el país, que la cabeza de cada uno de los partidos comprenda que debe dejar de existir la dirección única, que es preciso dar oportunidad transparente a un mayor pluralismo y a una mejor distribución de funciones, aportaciones, etc., así las ideas serán apoyadas y no combatidas, es importante clarificar la existencia de los matices que existen en todos los partidos, pero tendiendo a unir, sumando y no restando, como sucede ahora. Debe descartarse la división, que siempre es perjudicial, hay que acabar con los antagonismos personales, que existen y muy variados. La prudencia política exige a los líderes políticos que hagan conciencia de la hora en que deben irse a sus casas, porque su función ha llegado a su fin y han cumplido con su rol, es decir, que nadie es eterno y es muy importante que tengan la valentía de reconocerlo, y nadie puede en esa situación reclamarles ni negarle a una persona la libertad preciosa de querer irse para su casa, porque ha cumplido con su país y necesita la paz del hogar y de toda la familia.

Cuando hablamos de crisis política nacional, no queremos señalar que la situación política del país sea mala, no, es globalmente buena. Existe un buen reparto de aspirantes. Esto está bien. En lo económico hemos avanzado bastante aún cuando existen un alto desempleo y una deuda exterior controlada, así como la inflación. Lo que hay que mejorar es la cultura política.
Estamos en tiempos de reformas y hay que saberlos aprovechar, lo importante, es que los gobiernos nos devuelvan dos seguridades, cual de las dos más importante, nuestra dignidad de ciudadanos y aquella que anuncia, que no existe política honesta si pervive el hambre y la sumisión.


COMENTARIOS