Argentina al borde del abismo: pierde 3-0 con Croacia

Lionel Messi

Rusia – Otra noche triste de Lionel Messi con Argentina. Con un Messi intrascendente en medio de un planteo fallido y una falla garrafal del arquero Wilfredo Caballero, Croacia despachó el jueves 3-0 a Argentina, se clasificó a los octavos de final de la Copa Mundial y dejó a la selección albiceleste al borde del abismo. Argentina ya no depende de sí misma ni puede quedar primera en el Grupo D. De hecho, la clasificación parece cada vez más lejana.

Los argentinos, que jugaron la final del último Mundial, venían de empatar 1-1 con Islandia y suman apenas un punto en dos salidas. Croacia tiene seis, Islandia uno y Nigeria ninguno. Islandeses y nigerianos completan el viernes la segunda fecha y una victoria islandesa dejaría a Argentina con un pie afuera.

Ante Rebic abrió el marcador a los 53 minutos tras recibir un regalo de Caballero, que jugó mal un balón con los pies y se lo dejó servido en el área para que lo fusilase. Modric aumentó a los 81 con un remate desde afuera del área que entró junto a un palo e Ivan Rakitic marcó el tercero en el descuento. “No hay nada que decir. El resultado lo dice todo”, expresó el volante argentino Javier Mascherano. “No es momento de analizar nada. Solo debemos tragar el veneno”.

El técnico Jorge Sampaoli hizo tres cambios respecto al equipo que igualó con Islandia, pero después del partido admitió que su estrategia no funcionó. “Tengo mucho dolor por la derrota”, declaró el estratega. “Seguramente no habré leído el partido como correspondía”. Croacia, que venía de ganarle 2-0 a Nigeria, se aseguró el pase a los octavos de final por el Grupo D. Argentina está ahora obligada a ganarle a Nigeria en el cierre de la primera fase y esperar que se den otros resultados.

Ya no puede ser primera en su grupo. Las únicas dos veces que Argentina no ha sobrevivido la primera ronda de un Mundial fueron en 2002 y 1958. Si Islandia doblega a Nigeria, pondrá un pie en la segunda ronda, ya que le bastaría un empate con los croatas en la última fecha. Pero si pierde o empata, se abren otras posibilidades.

Messi, quien el domingo cumplirá 31 años, apenas probó un remate en todo el partido, contrastando de los 11 que ensayó frente a Islandia, un partido en el que malogró un penal. Los cambios que hizo Sampaoli no potenciaron el ataque. Messi siguió aislado, sin socios con quien jugar y sin casi tocar el balón. “No encontramos, como conductores, el equipo que mejor se acomode a Messi”, reconoció Sampaoli.”Nos tenemos que hacer cargo de esta realidad”. Modric dijo que el “objetivo de Croacia era que Messi no recibiese el balón y eso se logró”.

Fue una derrota sin atenuantes para un equipo argentino que lució presa del pánico toda la noche en el estadio de Nizhny Novgorod. “No fue que Argentina estuviera despistada, nosotros fuimos excelentes”, sostuvo el técnico de Croacia Zlatko Dalic. En un choque con mucha marca, Croacia fue levemente más punzante y logró ganarle la espalda a la zaga argentina varias veces con buenos pelotazos.

A poco de comenzado el encuentro Caballero desvió esforzadamente un remate de Ivan Perisic y hacia el final del primer tiempo Mario Mandzikic cabeceó levemente desviado. Argentina tuvo una oportunidad dorada de anotar hacia la media hora, cuando una desinteligencia defensiva de los croatas dejó a Enzo Pérez solo en el medio del área, con el arco vacío, pero el volante de River Plate tiró afuera.

“No fue tan fácil como parece”, comentó Modric. “Hicimos un partido perfecto sobre todo en el segundo tiempo… Ellos jugaron mal porque nosotros no los dejamos hacer su juego”.

El volante del Real Madrid también resumió el rompecabezas de Messi con su selección: “Es un jugador increíble, pero no puede hacerlo todo solo. Aunque sea un grande, necesita ayuda”. Después del gol croata, Sampaoli puso toda la carne en el asador, enviando al terreno a Paulo Dybala, Gonzalo Higuaín y Cristian Pavón.

Argentina quedó muy expuesta al contragolpe y no sorprendió que Modric aumentase con su bombazo ante una defensa argentina muy pasiva. A cuatro minutos del final, Rakitic estrelló un tiro libre en el travesaño y en el descuento coronó un contragolpe marcando el tercero.

Argentina ha sido campeona del mundo dos veces – la última en 1986 – pero no conquista un título de envergadura en un cuarto de siglo. Sucumbió en la final del último Mundial ante Alemania hace cuatro años en Brasil. Esa la primera final de tres que han perdido desde entonces. Esta derrota es la peor que sufren en la etapa de grupos desde la goleada 6-1 que Checoslovaquia le propinó en 1958.