Arroz, semillas certificadas y broncas

Frank Tejada Cabrera.

1. Este trabajo está dedicado a César Moquete, Federico Cuevas, MANEGONTE, Carlos Columna y Dr. Hsieh, quienes han trabajado en arroz, destacándose el Dr Hsieh por ser el padre del arroz y, desde que llegó al país en 1965 hasta el 2017 ha dedicado su vida a producir variedades de arroz de altos rendimientos.
2. En el 2017 las variedades de última generación en el mercado son J-67, Quisqueya, Jaragua, Torazo y Marien. De las cinco variedades, cuatro son del sector privado y la J-67 es estatal, porque los gobiernos descuidaron la Estación Experimental de Juma, que ahora llaman BIOARROZ, simplemente un cambio de nombre, porque enderezar a Juma es una tarea de hombres águilas. Torazo es exclusiva de PRODAL y Marien de Semillas Galán.
3. El país tiene dos empresas privadas que trabajan muy bien: Prosequisa, donde labora el Dr. Hsieh, la cual tiene en inventario las variedades de arroz p-11, p-12, p-13, p-14 y la Quisqueya, que es nueva. Genarroz, empresa privada, representa el banco de germoplasma del Fondo Latinoamericano para el Arroz de Riego (FLAR). Es decir, las dos empresas privadas seguirán por encima de Juma, produciendo variedades de altos rendimientos. Una variedad es buena, cuando en la finca produce altos rendimientos por área, el molino la procesa bien, sin granos partidos y el público la acepta por sus condiciones culinarias.
4. Semillas broncas son aquellas que venden los agricultores sin ningún proceso de calidad y lo que hacen es contaminar las fincas con arroz rojo. El Ministerio de Agricultura tiene que hacer una gran campaña, explicando al arrocero que es anti-económico cultivar semillas broncas, porque se está sembrando malezas. En el 2017 se estima que el uso de semillas broncas, fue por encima de un 50%, lo que representa un retroceso tecnológico. El 95% de las fincas arroceras tienen menos de 100 tareas; en consecuencia, hay un minifundio, el cual se reduciría fomentando las cooperativas. En Centroamérica sucede lo mismo.
5. Los Institutos IDIAF e IIBI han aportado poco a la tecnología e innovación; en consecuencia, hay que cerrarlos o fusionarlo en uno. El PLD y el PRD fracasaron en llevar tecnología al agro. La asistencia técnica no existe desde 1988.
Genarroz es de FERSAN y Prosequisa de FERQUIDO, entonces el gobierno debería llegar a un acuerdo con FERSAN Y FERQUIDO, para que el Ministerio de Agricultura diseñe la tecnología a ofrecer y luego Fersan y Ferquido se comprometan a dar la asistencia técnica, que ya vienen haciéndolo desde hace años. Esas son las realidades, amigo Frank Rodríguez. Además, con el acuerdo bancario, los fertilizantes se comprarían en grandes cantidades, con lo cual bajarían los costos; principal problema arrocero para competir en el DR-CAFTA.
6. Invito a los grupos pensantes del país, que se haga un diálogo de cómo resolver la asistencia técnica, para poder competir en el DR-CAFTA y la EPA. El desarrollo agrícola se logra con altas tecnologías, innovaciones y agricultores visionarios.


COMENTARIOS