Asaltantes matan vigilantes estación GLP en Baní

A1

Dos vigilantes fueron muertos a tiros la madrugada del viernes en la estación de ventas de gas licuado de petróleo (GLP) Baní-Gas, ubicada en la salida de la carretera Baní-Azua.

Los asaltantes están prófugos y no han sido identificados.
Las víctimas fueron identificadas como Antonio Reyes Ramírez, de 56 años, y Mélido Amador Vizcaíno, de 61, quienes recibieron heridas de bala disparadas con pistolas calibre 22 y calibre 9 milímetros, según informó la Policía Nacional.
Según el doctor Walter López Pimentel, médico legista, el cuerpo de Amador Vizcaíno presenta una herida de bala en la región izquierda y salida por la región derecha, que le ocasionó lesión pulmonar y un paro cardíaco.

En tanto que Ramírez recibió tres heridas en la cara, el pecho y el cráneo, que le provocaron hemorragias internas y shocks hemorrágicos que le causaron la muerte.
Los fallecidos residían en barrios marginados de esta ciudad y tan pronto el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) realice las autopsias serán entregados a sus familiares para fines de velatorio y posterior sepultura en el cementerio municipal de esta ciudad.

Los informes. Los autores del crimen se llevaron las escopetas calibre 12 que portaban los vigilantes privados, pero dejaron objetos de valor y dinero que estaban bajo la custodia de las víctimas.
No es la primera vez que se producen asaltos en este establecimiento, ya que otros vigilantes han sido asesinados en circunstancias parecidas, y otros despojados de sus armas de fuego.
Con relación a este hecho de sangre, una fuente policial informó que oficiales del Departamento de Investigaciones Criminales (Dicrim) se trasladaron a esta ciudad para profundizar las investigaciones y apresar y someter a los responsables.
Sin embargo, todavía no se tienen pistas concretas sobre los responsables del hecho.
Este crimen ha llenado de dolor y consternación a la sociedad banileja, que no logra reponerse de los actos delictivos diarios.


COMENTARIOS