ASÍ QUEDÓ EL SÉPTIMO CIELO

A1

Sesenta y dos años después de su inauguración, el espacio conocido como Séptimo Cielo del Estadio Quisqueya Juan Marichal llegó a su final.
Un voraz incendio destruyó por completo el área de prensa y transmisiones de radio y televisión del parque de béisbol de la capital de la República Dominicana.
Durante dos horas y media, las llamas -presumiblemente provocadas por un corto circuito- acabaron con lo que había sido un escenario histórico de la pelota dominicana.
Desde allí se narraron 14 cuadrangulares por encima de la verja de los 411 pies del jardín central.
También se transmitieron nueve de diez sedes de la Serie del Caribe en la República Dominicana.
Pero además, este mismo año y desde el hoy desaparecido Séptimo Cielo, se narró el cuadrangular 62 de por vida de Juan Francisco, que estableció la nueva marca de vuelacercas de la pelota dominicana.
Rafael Rubí, Mario Álvarez Dugan, Billy Berroa, Félix Acosta Núñez, Lilín Díaz, Max Reynoso, Freddy Mondesí y Tomás Troncoso, para nombrar solo algunos de los grandes de la narración dominicana, deleitaron desde estas instalaciones a miles y miles de fanáticos de la pelota dominicana, principalmente de los Tigres del Licey y los Leones del Escogido.
Sesenta y dos años de vigencia desaparecieron en poco menos de tres horas de un intenso fuego, pero al menos las historias quedan por siempre.