Assange perderá la protección de Ecuador, advierte Correa

QUITO. La protección que Ecuador le ofrece al australiano Julian Assange tiene sus días contados. Así lo advierte el expresidente Rafael Correa, quien le otorgó el asilo al fundador de Wikileaks en 2012.

Los últimos ocho meses parecen haber desgastado más a Correa que los diez años que ejerció el poder.

Convertido en el principal opositor a su exaliado Lenín Moreno, regresó hace dos semanas de su retiro en Bélgica para liderar el ‘No’ en la consulta popular del 4 de febrero, con la que el presidente busca inhabilitarlo y desterrar al correísmo del poder político.

Este economista de 54 años, que en una década de gobierno supero con éxito 14 pruebas en las urnas, admite que lo tiene “cuesta arriba” en esta nueva contienda: tras desvincularse del partido en el poder, Alianza País, enfrenta a exaliados, además de sus adversarios tradicionales.

Y las encuestas tampoco le sonríen.   Correa Recibe a la AFP en un ático prestado en el norte acomodado de Quito tras otra agitada jornada de campaña. Visiblemente cansado, arremete contra el “traidor” Moreno y su “inconstitucional” consulta popular, y advierte de que una victoria del ‘Sí’ supondría un “adiós a la democracia”.

– Entre su legado figura el asilo a Julian Assange en la embajada de Londres. ¿Cómo ve su futuro?   Temo mucho por la seguridad de Julian Assange. Yo creo que es cuestión de tiempo que este gobierno que ha traicionado todos los ideales (…) le quite el respaldo. Bastaría una presión de Estados Unidos para hacerlo, y seguramente ya lo está haciendo, y tal vez esperan al resultado del 4 de febrero para tomar la decisión.

– ¿Pero usted tiene alguna evidencia de eso?   Es claro que Lenín Moreno no es un hombre de convicciones, es claro que está entregado a los poderes de siempre (…) Las intervenciones del embajador de Estados Unidos, descaradas, metiéndose en política interna… eso no lo veíamos desde hace diez años. Todo conduce a pensar que están cediendo ante todo y que pronto cederán ante Julian Assange.   *El ciberactivista sospecha que Estados Unidos pretende hacerle pagar por la difusión de miles de documentos secretos (ndlr).


COMENTARIOS