Familia del oficial PN asesinado a tiros: El “delincuente” estará otra vez en las calles

Johnny de los Santos Vergal y Basilio

Familiares de un teniente de la Policía Nacional y un cabo asesinado a tiros en Sabana Grande de Boyá, expresaron hoy su decepción con el Ministerio Público y la justicia de la provincia Monte Plata, al dejar libre al imputado Wilfi Ferrer Cornielle, a quien vinculan a la muerte de los agentes.

Según trascendió, el juzgado de la Instrucción de Monte Plata varió en días pasado la medida de coerción, consistente en prisión preventiva, por garantía económica, presentación periódica e impedimento de salida a Ferrer Cornielle, implicado en los asesinatos del oficial Johnny de los Santos Vergal y el cabo Basilio Carmona Taveras.

“Nosotros los familiares del teniente Johnny de los Santos Vergal, así como la del cabo Basilio Carmona Taveras nos sentimos totalmente mal con lo que es la justicia de Monte Plata, así como con el Ministerio Público, ya que en tiempo atrás ellos nos decían que lo iban a acusar de autor intelectual de la muerte del teniente” y el agente”, se quejó Braulio Vergal, hermano del oficial.

Sostuvo que cuando la familia acudió el pasado 8 de este mes al tribunal se sintió sorprendida cuando las autoridades judiciales alegadamente dejaron fuera del expediente al acusado, quien supuestamente al momento del hecho estuvo también acompañados de Confesor Báez y Eliezer Reyes Polanco (alias Blanco), abatidos por la Policía Nacional.

“No pensamos apelar, sino dejárselo a la justicia de Dios, porque no tenemos los recursos suficientes para seguir pagando una abogado para una apelación donde nosotros sabemos que va a pasar lo mismo”, significó.

Resaltó que ante la noticia de la variación de la medida de coerción que permitirá que el imputado ande de manera libre en las calles, diversas personalidades del pueblo de Sabana Grande de Boyá expresaron su rechazo a la medida.-

“No nos queda más remedio que resignarnos al saber que hay un delincuente otra vez en la calle, que ahorita viene a su natal pueblo de Sabana Grande de Boyá a hacer todo los desórdenes que hacía, porque después que ese elemento cayó preso por ese hecho, jamás se ha tirado un tiro en el parque”.

El hecho en que resultaron muertos el oficial y el agente de la Policía Nacional ocurrió el pasado 4 de julio del año pasado y, según las informaciones del caso, se produjo en la cercanía del cuartel municipal de dicho municipio.

Momentos en que el imputado es entregado a la Policía Nacional