Aysha Syed Pasión y virtuosismo

Aysha Syed

Los jardines del Museo de Arte Moderno en la Plaza de la Cultura se encontraban colmados de público el viernes. Habían ido a escuchar a nuestra violinista Aysha Syed, en el inicio de su “Virtuoso Sarasate World Tour”.
Una llovizna pertinaz comenzó a caer. El público permaneció impávido en sus asientos, muchos sacaron sus paraguas para así, guarecidos, esperar el inicio del concierto. Afortunadamente las nubes se disiparon y las estrellas comenzaron a salir, un poco tímidas quizás, al ver aparecer la estrella rutilante de Aysha Syed, quien desde la platea se dirigía al escenario entre encendidos aplausos.

La regia figura de la artista se dimensiona desde la perspectiva del proscenio, agradecida por el recibimiento da las gracias, y en compañía del pianista italo uruguayo Ciro Foderé, inicia la espléndida noche musical. “Virtuoso Sarasate” es un homenaje al gran violinista y compositor español Pablo Sarasate, en el que se incluyen sus más conocidas piezas. Luego de una amplia exposición, los “Aires gitanos” saturan de españolerías el amplio recinto. Las piezas de Sarasate, de fuerte inspiración folclórica, acusan un alto grado de dificultad técnica, nada que el propio Sarasate no hubiese podido tocar, pero que demanda del ejecutante brillantez y virtuosismo.

Aysha Syed pone de manifiesto su gran potencial artístico; en cada pieza hay una particular entrega, “Romanza andaluza” “Habanera”, “Malagueña”, son abordadas con pasión; en “Zapateado” hay un giro, el compositor combina sonidos de música tradicional española y mexicana, y la interpretación de Aysha se torna alegre, cautivante, como la propia música.

El “Rondo capriccioso” de Camile Saint Saënz, dedicado a Pablo Sarasate, es una pieza emocionante y enérgica, la introducción melancólica da paso al ágil rondó; el uso del “staccato”, las notas rítmicas y repetidas, dan oportunidad para el lucimiento del solista, la interpretación de Aysha emociona.

El programa cierra con la fantasía para violín de Sarasate sobre temas de la ópera “Carmen”, de Georges Bizet. Los temas que componen la fantasía: Aragonesa, habanera, interludio, seguidilla y la danza de gitanos, son respetados, pero elaborados por Sarasate de forma virtuosística, destacan los trinos y “pizzicatos”.

Aysha hace una entrega pasional; el final, lleno de sutilezas, produce una respuesta de euforia por parte del público. Hay que destacar el eficiente acompañamiento del pianista Ciro Foderé.

“Virtuoso Sarasate” que inicia su periplo en Santo Domingo, deberá llevar a nuestra joven artista a diferentes partes del mundo, convirtiéndola en una idónea embajadora cultural de nuestro país.


COMENTARIOS