Bad Bunny dice que aprende poco a poco a vivir con el éxito

CIUDAD DE MÉXICO. En poco más de un año, Bad Bunny emergió de un pequeño pueblo en Puerto Rico y conquistó las listas de popularidad en múltiples países de Latinoamérica y Estados Unidos.

Hoy se suma al programa mensual Apple Music’s Up Next de artistas emergentes, con un breve cortometraje y una entrevista exclusiva para los usuarios de la plataforma.

“Obviamente es una oportunidad muy grande para mí como artista nuevo y como artista latino es bien importante que se me dé este tipo de exposición y que me permitan ser parte de este tipo de proyecto”, dijo Bad Bunny en una entrevista telefónica reciente con The Associated Press.  

“Fue una experiencia increíble poder ir a mi pueblo, a mi barrio a hablarles más sobre mí, que conozcan más de mí. Me encantó todo el proceso”, expresó en referencia al cortometraje, en el cual realiza un viaje a Puerto Rico y muestra la influencia que su familia, amigos y comunidad han tenido sobre su música y su estilo después del huracán María.

El cantante, DJ y productor de música urbana nació y creció en Vega Baja, un pueblo al norte de la isla de unos 60.000 habitantes, en el seno de una familia humilde  su padre trabajaba como camionero y su madre como maestra.

Pero gracias al internet todo tipo de música llegaba a él.   “Creo que también eso fue lo que hizo que me diera a conocer sin que hubiera tenido que ser de San Juan o de Carolina.

Con el internet yo decidí mostrar mi talento y así fue que llegué hasta el género y el negocio”, dijo intérprete de trap, quien cumple 24 años este fin de semana.   Tras el lanzamiento de su sencillo “Diles” en 2016, llegaron colaboraciones destacadas con Becky G (“Mayores”), Prince Royce y J Balvin (“Sensualidad”), Ozuna, Wisin y Almighty (“Solita”), Farruko y Rvssian (“Krippy Kush”) y Enrique Iglesias (“El baño”), muchas de ellas en las listas de popularidad de Spotify y Apple Music al mismo tiempo.

El año pasado lanzó su primer álbum, “El conejo malo”.   “Cada día lo comprendo más y voy aprendiendo a vivir con esto, como que a veces no lo asimilo”, dijo sobre su éxito.”Lo veo como una bendición, siento que soy el mismo chamaquito que a veces tenía que buscársela para comprarse lo que quería o hasta para comer, lo único es que ahora estoy haciendo lo que me gusta y ganando dinero”, agregó.

“Obviamente se siente súper bien poder haber progresado, poder ahora no solo estar bien sino ayudar a los míos, a mi familia, a mis amigos, poder compartir mi éxito”.   Sus padres están jubilados y viven en Puerto Rico, con uno de sus dos hermanos menores.

Bad Bunny, cuyo verdadero nombre es Benito Antonio Martínez Ocasio, ha incluido en sus canciones palabras y palabrotas  de otros países, como “Chambea” de México, o “Krippy Kush” de República Dominicana.


COMENTARIOS